El karma es un invento

… Y el hombre en su infinita vanidad creó a dios a su imagen y semejanza.

El principio acción reacción del karma viene a decir que si algo te pasa es porque algo has hecho. Así diría que las personas que realizan buenas acciones reciben buenas acciones y los tipos malos tendrán su merecido en esta vida o la siguiente. Creo que ahí el budismo se inventó la reencarnación porque es difícil de ocultar que a personas buenas les suceden cosas miserables y tipos miserables parece que nunca son castigados.

Yo nunca me he considerado un tipo con suerte. Como mucho afortunado, como el anuncio de Antonio Banderas, con salud, una familia, educación, sin ningún problema grave… Nací en una parte privilegiada de la población mundial pero no juego a la lotería. No juego no me toca. ¿Suerte?

Suerte, karma y religión son conceptos muy similares donde los seres humanos abandonamos nuestra responsabilidad en manos de terceros. Si algo sucede, es porque tenía que suceder, sin tener en cuenta que nuestras acciones por acción u omisión han determinado esa ‘suerte’.

Como dice Francis Underwood, la vida es cuestión de suerte y preparación. Así cada vez que abandona la habitación golpea con sus nudillos una mesa. Por un lado toca madera, por el otro endurece los nudillos para devolver a la vida los golpes que le lleguen.

Me gusta esa actitud. Puede que sea más provechosa que el positivismo del francés de ‘las cosas malas les pasan a los tontos y a mí no me va a pasar nada‘. Normalmente las cosas les pasan a quién lo intenta y arriesga. Hay veces que serán buenas otras no tanto y por mucho que te prepares, por mucho que lo hagas bien todo, eso no asegura el resultado esperado. Las cosas pasan, a partir de ahí está en nuestra mano afrontar las consecuencias.

‘Murphy is a bitch’ en esta dirección de karma, suerte y religión podemos meter a Murphy que viene a ser lo mismo.

Después de subir los 5200 escalones del Pico de Adán en Sri Lanka nos ganamos que un hombre Santo nos limpiara el karma y nos protegiese con una pulserita. Es curioso que las buenas acciones tengan su recompensa pero que te puedas proteger de las consecuencias de las malas previo pago cuál bula papal… Cierto es que teníamos tan poco dinero que la propina que le dimos al hombre santo nos limpió el karma y nos echó mal de ojo en dos acciones consecutivas. En cualquier caso estaba contento con esa pulsera.

¿Cómo voy de suerte en el viaje? Vamos a evaluarlo.

  • Dos días antes de salir Ryanair convoca huelga. Tengo que pasar por Bruselas y puede que no pueda volver. Huelga convocada – mala suerte. Que lleguen a un acuerdo y no me afecte – buena suerte.
  • Único vuelo que tengo en Argentina. Decreto del Gobierno. Pilotos en huelga – mala suerte. Que se desconvoque y no me afecte – buena suerte.
  • Cambiar el plan de viaje para ir a Ushuaia en verano. Previsión. Que el tiempo en Patagonia sea imprevisible – hecho contrastado. Que haga días de verano menos el único día que estreno la tienda de campaña en Tierra de Fuego. Mala suerte. Bueno en realidad falta de previsión y comprobar las estimaciones imprecisas del tiempo.
  • Comprar material de alta gama que no dure ni un mes… Salomón asume ‘errores de fabricación’.
  • Subir al Cerro Guanaco. Buen tiempo hasta coronar la cumbre. Nieve y viento en la cima. No se pueden apreciar las fotos la impresionante vista tapada por las nubes. Mala suerte. No ser capaz de esperar en la cumbre a que el tiempo cambie (¿Horas?) Debilidad y falta de preparación.
  • Que haya un ‘fallo de seguridad’ en un tercero y que te cancelen la tarjeta de crédito. Mala suerte – que suceda un mes después de dejar el país y cuando realmente necesitas tener una tarjeta de crédito. Tener otras tres – previsión.
  • Tres días en Torres del Paine. Itinerario marcado por las agencias. Único día de tormenta de nieve día de las Torres y no poder verlas. Mala suerte. Sin acciones correctoras posibles.
  • Buscar un restaurante con la wifi. No hay cobertura. Que falle por primera vez el gps. Ir por una calle de tierra. Entrar en un sitio con el nombre genérico de ‘restaurante’. Preguntar si es allí. Que te digan que sí. Probar ‘la mejor pizza casera de Argentina’ quedar decepcionado. Salir, ver que el restaurante que buscabas estaba unos metros más allá. Volver otro día para probar. Justo ese restaurante cierra los miércoles. Aquí ya no sé qué factores intervienen.
  • El Chaltén. Ola de calor. Nunca han visto nada igual. ‘Tienes que ir a ver amanecer’ además con este tiempo te aseguras que va a ser bonito. Tres de la mañana. Levantarse para evitar la marabunta. Todo lleno de ruidosos israelíes. Correr de noche para evitarlos. La pulsera del karma se engancha se rompe… Fatalidad. Llegar el primero a la cumbre. Apagar el frontal para que nadie me vea. Ir a una zona apartada. Respirar tranquilidad. Aún queda una hora para amanecer. Preparación, bien. Tiempo, bien. Previsión, bien. Pasa una hora, nada. Pasa otra hora, nada.
  • Día siguiente. Una travesía horrorosa para llegar al Cerro Torre. Me despierto antes del amanecer. ¿Voy? ¡Qué le jodan! Después de lo de ayer. Decido no preguntar a nadie. Ignorancia es felicidad. Si no sé si me he perdido algo no pasa nada. Me levanto y me voy a dar una vuelta. Me cruzo a un tipo y me dice sin preguntar: ‘no vayas para allá no merece la pena. Aquí lo único bonito es ver el amanecer que ha sido espectacular. No como ayer en el Chaltén que una nube hizo que no se pudieran ver la amalgama de colores que hacen encoger el estómago y hacernos sentir pequeños ante la intensidad de la madre tierra y hace que nos regocigemos por seguir vivos‘. Suerte toda. No levantarse decisión equivocada. Cruzarme con el tipo: Un chiste del destino para tener algo que escribir en el blog.
  • Tres días de trekking en Bariloche. Previsión, sólo un día de frío. Cambiamos el plan para hacer la ‘etapa más sencilla’ el día de frío y dormir en albergue y no en camping. El frío se transforma en lluvia. El primer día de camping la tienda se llena de barro. Salimos tarde. La ‘etapa fácil de 6km’ consiste en escalar y bajar dos montañas. Cada vez que llegamos a una cumbre nieva. Según bajamos sale el sol. Nada de fotos. Peligro de muerte. Mala suerte- ninguna: Falta de preparación. No morir – suerte.
  • Cambiar los planes. Coger un coche de alquiler. Nos dan un aviso ‘no dejar nada a la vista’. ‘No dejar nada en el vehículo’. Recogemos las cosas del hotel. Metemos todo en el maletero. Vamos a sacar un billete a la estación. Hay policía. Hay un estacionamiento. Hay un restaurante. Hay más coches. Parece seguro. Coches y autobuses circulando. Quince minutos después nos han robado TODO. Mochila, ropa, documentación, comida, basura, electrónica,… Todo el equipaje. Chanclas y pantalones cortos nuestras únicas pertenencias. ¿Mala suerte? Al parecer es habitual pero no se publicita. ¿Mala suerte? Hay cámaras en la estación pero al parecer no llegan allí por eso siempre roban en el mismo sitio. ¿Suerte? ¿Karma? Argentina es un país enorme con paisajes espectaculares con un montón de problemas. Suerte, seguir vivos y que aunque con el equipaje se han llevado mucha preparación, mucho dinero pero sobre todo la ilusión y el ánimo. En cualquier caso sigo siendo dueño de mi destino ¿También me iban a robar eso?

Seguiremos informando.

6 comentarios sobre “El karma es un invento

  1. Bueno ahora aunque te parezca que eres objetivo estás viendo el lado malo pero toda moneda tiene dos caras y a veces sale la cara
    , hay que ver la cara en la cruz que siempre tiene algo de cara,
    son cosas desagradables que pasan, pero si logran amargarte el viaje habrán ganado así que intenta que no te ganen las adversidades y en ellas busca algo bueno que está claro que ahora no puedes, pero si lo intentas seguro que lo consigues
    y después a volver empezar y a disfrutar del viaje y de la compañía y si hace falta volver a la cumbre a ver si ese día no hay nube puedes disfrutar del milagro

    Me gusta

    1. El viaje ya me lo han amargado. Ellos no están en una competición para que yo desista. Se dedican a robar y son buenos en ello, profesionales.

      Tras comentar lo sucedido con locales, en Bariloche nadie deja nada dentro del coche y menos en temporada. No que se vea no en el maletero. Hay que tomarse las advertencias en serio e informarse. Lo mismo que me ha pasado a mí me pasa a unos cuantos al día. No se puede conjurar con las autoridades. Sólo queda aprender y seguir adelante.

      Hemos estado en contacto con las radios locales, la policía, la vice cónsul, la compañía de alquiler,… Parece que no hay mucho más que podamos hacer aquí así que a planificar el siguiente paso.

      Me gusta

  2. Wow, final inesperado. Menos mal que el material que compraste era «material de alta gama que no dura ni un mes» y se les romperá rápido a los ladrones. Jejeje.

    Ánimo Iván, con karma o sin karma seguro que sacas algo bueno de todo esto. Pero ahora mismo toca recuperarse del palo…

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s