El sueño del Inca

«Arawak sufría. Su único hijo varón, heredero del imperio padecía. Ninguno de los médicos de la corte encontró cura a su enfermedad.

Aunque había desterrado al chamán de la corte, buscando un camino hacia la ciencia huyendo de la magia; no le quedó otra que aferrarse a las costumbres ancestrales en busca de una solución.

El chamán le recibió como había recibido a todos los mandatarios anteriores y recibiría a su sucesor.

Tras consultar el oráculo e imponer las manos al niño moribundo, dictaminó que la única solución para curar su enfermedad era cruzar al otro lado de las montañas y beber el agua de una fuerte sagrada. El chamán advirtió que todo tenía un precio y sólo aquel que estuviera dispuesto a pagarlo debería iniciar el camino.

Arawak, desesperado, reunió a un ejército y se dirigió hacia la fuente sagrada siguiendo las indicaciones del chamán.

Una vez acabada la quebrada. Con el monte nevado vigilando desde el horizonte un puente de piedra sobresale para guardar la fuente. Sólo aquel que esté dispuesto a pagar el precio deberá cruzarlo.

Arawak tomó a su hijo en brazos. Cruzó el puente y dio a su hijo a beber del manantial. La mejoría fue inmediata. Sin embargo la alegría del monarca se transformó en pánico.

Al darse la vuelta todo su ejército se había convertido el piedra. Había cruzado los Andes con la esperanza de salvar a su imperio pero sin embargo lo había condenado.

El puente del Inca es un monumento natural que se encuentra en Argentina cerca de la frontera con Chile. Es accesible desde la ciudad de Mendoza y se encuentra muy cerca del cerro Aconcagua.

Es una formación rocosa creada a partir de la acumulación de materia caliza proveniente de las aguas termales. La actividad tectónica en los Andes ha sido pronunciada desde su formación siendo origen de terremotos, volcanes y por supuesto aguas termales.

El conocimiento de las propiedades curativas de estas aguas viene de tiempos inmemoriales. Lo que puede que no sea tan cierto es la leyenda del puente.

En cierta medida la teoría sobre su creación es aún más asombrosa. Ciertos académicos piensan que la formación se produjo durante la edad de hielo. Las aguas se encontraban bajo una capa de cientos de metros de hielo glaciar. Al ir derritiendo el hielo fueron formando un túnel de agua caliente que al enfriarse creó el Puente del Inca.

Después de la época glaciar el hielo desapareció y se crearon nuevos ríos. El puente que era un apéndice rocoso atravesando el hielo se transformó en puente.

A principios del siglo pasado alguien construyó un hotel spa de lujo. La construcción horrenda que se ve al lado del puente eran los baños termales.

Dicen que Pacha Mamma (madre tierra) es sabia. Así que una avalancha destruyó el hotel dejando la capilla indemne lo que ha acrecentado la religiosidad en la zona. Las ruinas del hotel quedan a la derecha.

En la zona venden unos curiosos souvenir. Si se sumerge cualquier objeto en las aguas durante meses este es recubierto de piedra caliza creando piezas únicas.

Con un poco de visión podrían sumergir unas armaduras compradas en los chinos y recrear el ejército de Arawak.

En realidad Arawak es el nombre del último mohicano pero lo he tomado para la ocasión.

El título de la entrada también es un homenaje a El sueño del Celta, gran novela ensayo de Vargas Llosa ya que escribo desde el Perú.

Como dato curioso Vargas Llosa es español. Le nacionalizaron cuando Fujimori le quitó la nacionalidad peruana. Yo no comparto sus ideas políticas y económicas pero hay que reconocer su genialidad escribiendo.

En la leyenda el riesgo de cruzar el puente lo ponían los dioses. En la actualidad lo pone la policía amenazando con multas. Creo que los locales hacen caso omiso sino ¿De donde salen los souvenir?

El enclave es minúsculo y 100 por 100 orientado al turismo. Creo que puede mejorar pero es innegable que han hecho esfuerzos. Fue una de las sorpresas agradables del Tour.

No os fiéis de las fotos con las montañas peladas. El invierno ahí puede haber mucha nieve. Combinado con terremotos y terreno inestable puede que no sea el mejor sitio para un hotel.

2 comentarios sobre “El sueño del Inca

  1. Hola Iván,leo tu blog y sigo los enlaces que nos envías,es una forma para mí , no solo de seguir tu viaje sino también de aprender cosas de otras tierras y de alguna forma viajar desde mi zona de confort,hoy por cierto en periodo de reposo relativo ya que me infiltraron en las rodillas, así con tiempo de leer y ponerte un comentario.
    Mario Vargas Llosa escribe muy bien,el oficio le viene desde muy joven y desde antes de consagrarse como literato,comparto contigo que en lo político no me gusta.creo está demasiado cerca de los poderosos e imbuido en sus ideas,pero es verdad su escritura esta por encima,a ver si lo leo.
    Espero que tu viaje siga sin sobresaltos , hayas arreglado los problemas burocraticos y así poder disfrutar plenamente del viaje y de la vida.
    Un abrazo en la distancia

    Me gusta

    1. Tía, si no recuerdo mal fuiste tú quien me regaló el libro :D. Muchas gracias.
      ¿Cómo van las rodillas?
      A ver si consigo sacar una entrada para tu convalecencia. Espero que te recuperes pronto.
      De lo de Vargas Llosa podemos sacar una reflexión ¿Se debe separar a la persona del artista? ¿Podemos disfrutar del arte de una mala persona?

      Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s