El becerro de oro

« Era aún cerca de medianoche y la hora de acercaba. El conductor indicó que estaba listo.

Un trayecto largo en tuktuk sorteando los animales de la noche. Una ciudad muerta, sin rastros de los peregrinos que otras veces abarrotan esas calles.

– Aquí es – dice el taxista.

Nos bajamos. Ni un alma. Afortunadamente tenemos linternas.

Embocamos el camino indicado por el taxista pero sólo una familia de cerdos salvajes nos recibe. Nos damos la vuelta.Ni rastro de la puerta de seis metros que debía recibirnos.

Lo intentamos de nuevo por el otro lado. Mientras subimos por la montaña no vemos ni rastro de los 5500 escalones que debían recibirnos.

A lo lejos vemos luz, nos equivocamos de camino por segunda vez. Intentamos llegar campo a través.

Cuando llegamos a la puerta nuestras piernas están llenas de sanguijuelas. Es el tributo de sangre a la selva. El guardián intenta arrancarlas. Yo le pido que no lo haga. Difícil hacermos entender.

Iniciamos la subida. Es demasiado tarde los 5500 escalones que nos separan del pie de Adán no podrán ser superados antes del amanecer.

En cualquier caso llegamos y podemos disfrutar de unas impresionantes vistas. Los que llegan detrás de nosotros sólo encontrarán niebla.

En el descenso unos pocos monjes ofrecen sus servicios. No tenemos casi dinero. Al final acabamos siendo bendecidos. Nos colocan una pulsera de karma.

El karma tiene un comportamiento curioso dar al mundo más de lo que recibes es menos importante que dar una propina a un monje.

La propina no es suficiente y el monje nos mira con una cara asesina que no debería pertenecer a un hombre piadoso.Da igual, el karma me protegerá los años siguientes»

Esta es la historia de cómo conseguí una pulsera de karma tras subir al pico de Adán en Sri Lanka. No es que sea una persona creyente pero durante estos años he delegado mi suerte a la pulsera.

Así que cuando la pulsera se rompió subiendo al Chatén me temí lo peor. El hecho de que un día super soleado no se viera el amanecer presagiaba una serie de catastróficas desdichas que acabó con la ‘desaparición’ de todas nuestras pertenencias en Bariloche.

Paseando por el Boulevard lo entendí. Los dioses asiáticos no tenían ningún poder en América. Neil Gaiman nos lo enseñó en su maravilloso ‘American Gods‘. Allí mismo adquirí amuletos locales. 12 chacras más 4 elementos fundamentales. Elijo protección por supuesto, soy una persona muy conservadora.

SURY en la cultura indígena representa la tierra fértil y la protección de uno mismo.

Desde que tengo mi amuleto aborigen no he padecido ninguna enfermedad grave, ni ningún terremoto en tierra sísmica, ni me ha atacado ningún elefante y por supuesto me ha protegido contra meteoritos y la peste negra.

Lo que más me preocupaba era volver a sufrir un robo y la piedra me protegió: hasta ayer.

En la visita al cerro 7 colores dejé la mochila en el bus. Se supone que son muy seguros pero cuando volví mi memoria usb no estaba. ¿Había vuelto a sufrir un robo? La memoria aún estaba en el envoltorio original.

Por la noche hablé con la piedra pidiendo explicaciones.

A la mañana siguiente la memoria apareció. Lo más probable es que yo la hubiese sacado de la mochila pero: ‘no es más bonito pensar que estoy protegido‘.

Esta entrada está pensada para aquellos que adoráis a falsos dioses o al becerro de oro. Todos los dioses serán falsos según el punto de vista así que yo estoy contento con la piedra que me protege pero tengo en cuenta el siguiente dicho hindú:

Invoca a Dios pero no navegues junto a los escollos.

Así que tampoco delego del todo mi protección personal en la roca. No vaya a ser que sólo funcione en Patagonia.

5 comentarios sobre “El becerro de oro

  1. Haces bien en a Dios rogando y con el mazo dando, después de la experiencia de Bariloche lo más importante es viajar n solamente con aquello de lo que te puedas desprender, como alguien te dijo antes de empezar el camino, es sorprendente lo poco que realmente es imprescindible, y lo mucho que creemos imprescindible y que realmente no es ni casi necesario, si consigues eso, empezarás a disfrutar del viaje.
    Las fotos c sin impresionantes

    Me gusta

    1. Las funciones vitales son nutrición, interacción y reproducción. Como dirían los DFD:

      «nacer, crecer y reproducirse» (para luego al final se motivo de chiste)

      Si contamos que el ser humano como individuo no necesita reproducirse sólo con la interacción justa para nutrirse es lo necesario.

      ¿Debes conformarte con eso? Ahí está la pregunta.

      Hace tiempo escribí ¿Podría ir peor? ¿Puedo conformarme con eso?

      La verdad es que para vivir se necesita muy poco y para sobrevivir menos. No necesitas ni a familia mi amigos. No necesitas un buen trabajo. No televisión no Netflix. Ni libros ni alegrías.

      Sobre mi caso particular con el móvil y la tarjeta podría hacer todo el viaje. Pero ¿Qué es mejor? ¿Andar de kilómetros en montaña en chanclas o con calzado técnico? ¿Tener una mochila que no te rompa la espalda o no poder dormir por los dolores? ¿Tener las guías de viaje o no hacer paradas en sitios fabulosos por desconocimiento?

      Se puede vivir con muy poco, se puede decidir vivir con muy poco y ser perfectamente feliz. Yo no tendría porqué estar viajando pero he decidido hacerlo durante un mes lo hice con dos camisetas y un par de mudas y podría hacerlo durante mucho más tiempo pero no creo que ese sea ni un objetivo ni una ventaja.

      Sobre lo de disfrutar creo que nunca he dejado de hacerlo. Fue un contratiempo grande que cambio planes pero salvo los días de la policía, las denuncias y los papeles no ha parado el viaje. Lo que sí que lo ha hecho es MUCHO más incómodo, no sólo por la pérdida del material específico y la imposibilidad de recuperarlo, sino por la inseguridad creada en la cabeza.

      Es mi opinión, tan mala como cualquier otra.

      Me gusta

  2. Hola Iván.
    Los días pasan a buen ritmo y la vida al mismo tiempo con ellos.te sigo en el blog y en cada una de tus entradas en el mismo nos das motivos para reflexionar,eso me gusta,pienso en lo importante que es eso de pensar,detenerse y no dejarnos arrastrar por las corrientes que trae el mejor postor
    En España estamos en época de elecciones de todo(generales,autonómicas,municipales)y con ellas parece que todos los concursantes a ellas vienen a salvarnos,que error!!!!!tanto el hombre como la mujer somos personas y valemos mucho más que un voto depositado en una urna,sobre esto también toca reflexionar y pensar en la rendición de cuentas que tendríamos que pedir a los politicos por todas las promesas incumplidas y todo lo sustraído,corrupción etc!!!!aquí no se libra ni Dios,lo asesinaron!!!!!!.
    Pensando en una cancion de quintín Cabrera(uruguayo)que dice»las ciudades son libros que se leen con los pies»yo ahora con mis pies pocas ciudades y pueblos leería,menos mal que lo que he importa es el espíritu y al menos con la bici llegó a los lugares cotidianos y siempre está el coche, en el cual ocupó el lugar del copiloto.
    Bueno Iván,te diré que a mí me gusta mucho reflexionar sobre la intuición,creo que existe ese algo que nos hace inclinarnos o decidir sobre esto o aquello sin saber exactamente qué es lo mejor.existe un libro que se llama»una declaración de intuiciones»son reflexiones de un payaso tras más de once años recorriendo el mundo en bici.te voy a dejar un párrafo grande de este libro en el cual el payaso reflexiona sobre la velocidad del tiempo y dice. así:

    En el documental»contagiando alegria»interviene un amigo que encontré en el camino en Nueva Zelanda y volví a ver en Alaska.Terry Summer.El me decía que no hay ningún problema en viajar rápido pero que debes estar conectado.Estar conectado es clave.Para conseguir esa conexión es obvio que la velocidad influye.Cuanto más rápido vayas más difícil es estar conectado.No es imposible.Tan solo es más difícil.Y,si puede hacerse más fácil,por que hacerlo más difícil?
    imagina que tu mano es el mundo y tus ojos es el vehículo que utilizas para viajar.Tus ojos los subes a una bici,una moto,un avión,no importa,pero son tus ojos los que ven el mundo y cuanto más rápido vayas menos verás porque más les costará a tus ojos apreciar los detalles.Yo he ido desde Oviedo hasta Pekín,he tardado más o menos unos seis años.He pasado por ciudad del cabo, en Sudafrica,es decir no he ido en línea recta;y he visto más de cuarenta países.En avión vino mi amigo Roberto,el Portu,que vino a visitarme a Pekín,tardo unas catorce horas.Por el camino vio un par de películas.
    es evidente,y hasta podríamos decir que esta científicamente comprobado,que cuanto más despacio vayas más vas a ver.La vida no es una carrera;y,si lo fuera al menos no es una carrera de cien metros.La vida es más bien un maratón,y para llegar al final con la respiración tranquila y las pulsaciones bajas hay que reducir la marcha.
    disminuir la velocidad te garantiza poder observar más cosas y disfrutar de más emociones y situaciones que suceden cada día.
    Me gusta compartir contigo esta reflexión del payaso,habrá más.el libro ya lo tienes esperándote,no hay prisa .mientras tanto disfruta cuanto puedas de tus ojos y de tus piernas y que la intuición te acompañe.
    Como siempre,cuídate.un abrazo en la distancia

    !

    Me gusta

    1. Muchas gracias, tía.

      El problema de España (de Europa y el mundo) es la responsabilidad. Si esos políticos tuvieran que rendir cuentas no se comportarían así. ¿Has prometido esto y no lo cumples? No puedes ser reelegido. ¿Robas? Lo devuelves.

      Pero no sólo los políticos. Nosotros nos creemos que si el país va mal es culpa de otros. Nosotros puede que no podamos arreglar el país pero somos responsables de nuestras propias vidas.

      ¿Qué es lo que tienes mal tía? ¿La cadera o la rodilla?

      Le iba a decir a mi padre que me he cruzado con una recién jubilada española que veranear en Trespaderne y que viaja ‘sin prisa’.

      «el presupuesto está ahí y se renueva al mes, me ajusto y continuo» viaja con la mochila a cuestas

      Sobre tu payaso favorito le cojo la idea pero es injusto pensar que el uso que hacemos nosotros del tiempo es el bueno y los demás no. Puede que sí amigo viaja en avión y no puede usar seis años porque está criando a dos hijos o pagando una hipoteca. Cada uno debe de ser dueño de su destino y sobre todo consciente.

      Un abrazo desde la distancia

      Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s