Diario de a bordo: Cuzco (II), la Extremadura peruana



Sin lugar a dudas Cuzco es una de las ciudades más interesantes para visitar en todo el continente. La capital del imperio Inca tenía todo para convertirse en una ciudad importante dentro de los dominios del imperio español pero en el primer imperio global la salida al mar era indispensable, así que Lima se convirtió en la capital del Bajo Perú.

Tras la caída del imperio a manos de las tropas de Pizarro, Cuzco sufrió una transformación. Cada Inca, máximo mandatario del pueblo Quechua, se construía su propio palacio. De estos palacios ya sólo quedan los cimientos ya que se utilizaron para construir las iglesias, mansiones y edificios públicos del nuevo régimen.

Si tenéis la oportunidad de hacer un free tour en Cuzco, os recomiendo que NO LO HAGÁIS con Inkan Milky Way. No sé si los demás son malos pero os puedo asegurar que este lo es. En una ciudad como Cuzco con cientos de edificios reseñables te pasarás más de una hora en el mercado viendo frutas como un plátano rojo con el increíble nombre de banana roja.

Pachacutec preside la plaza mayor desde la fuente

Muchos de los turistas sólo pasarán por Cuzco como puerta de salida hacia Machu Picchu. Desde mi posiblemente equivocada opinión de turista experimentado y bloguero guía amateur os diré que os perdéis una oportunidad increíble. Mientras que Machu Picchu es una trampa para turistas con unas bonitas fotos para instagram Cuzco es, era y será la capital del Tahuantinsuyu. Todos los edificios importantes y los famosos caminos incas salían de esta ciudad con forma de Jaguar.

Ahora la ciudad tiene pocos restos de ese antiguo esplendor precolombino sin embargo la arquitectura colonial está en todos lados. Según los guías superprofesionales esta arquitectura no pudo resistir los terremotos no como la arquitectura Inca. Cierto es que no hay edificios de 25 metros de altura Incas para ver si eso es cierto pero no dejéis que la verdad os estropee una bonita visita turística.

Boleto turístico de Cuzco

Eso sí, no os olvidéis de que en Perú les encanta sangrar al turista y como consideran que todos los gringos hemos nacido en Estados Unidos de América, preparad vuestros bolsillos para hacer cualquier cosa mínimamente turística. Si en el mercado comes por 5 soles algo más de un euro aquí veis los 130 (35€) que vale el boleto turístico completo de Cuzco.

Mural de la historia de Perú en la Avenida El Sol

Si queréis viajar a bajo coste habrá otras cosas que se puedan hacer. Por ejemplo para ahorraros los 25€ para entrar a la catedral y al museo, de 6:00-8:00 am la catedral está abierta para el culto. No es lo mismo que la visita guiada pero si parecéis unos fervientes seguidores del Cristo Negro (Señor de los TembloresTaytacha de los temblores) os ahorráis un euros. Luego os podéis quejar cuando los guiris hagan lo mismo en Barcelona.

También se puede disfrutar de las calles y la arquitectura sin pagar un euro. Aprovecharse de la gastronomía en los mercados no cuesta demasiado al turista de estómago fuerte y la zona de fiesta para guiris ofrece un montón de happy hours y música en directo. También podéis ir a uno de los múltiples hostales para extranjeros para disfrutar del consumo excesivo de alcohol en un zona segura o coger un taxi e ir a las discotecas con los locales si no tienes miedo a la cumbia y al regaetton.

Si alguno quiere darse un capricho nosotros estuvimos en Chicha por Gastón Acurio. Por unos 50€ comimos dos, con vino y postre para compartir en un restaurante de postín.

Qorikancha ahora iglesia de Santo Domingo
Festival de Cine Insólito

Cuzco es una ciudad grande así que también tiene actividades para locales no muy difíciles de encontrar. Yo estuve en un festival de cine de terror. Fui a un par de sesiones con alguna peli interesante. Por ejemplo vi una de vampiros en las que el protagonista recibía la inmortalidad del mismísimo Jesucristo. No os diré como no vaya a ser que esto lo lean niños. El festival se llama Insólito 2.

Como un tucán

Si das dos pasos fuera de las calles turísticas puedes encontrar mercados para gente local tanto de prendas como de comida. Eso no quiere decir ni que sean más baratos ni que sean mejores sino que no comprarás rodeado de guiris. Por cierto North Fake es muy popular en el país y hay masajes muy económicos si tienes la paciencia de regatear el precio. Estad atentos todos los precios son mentira y de las gordas acostumbrados a pagar o invertir en regateo.

Saqsaywaman, la fortaleza que es un templo astronómico

Saqsaywaman está considerado como el vestigio arqueológico Inca más importante después de Machu Picchu. Los españoles lo consideraban una fortaleza pero en realidad era un templo dónde se celebraba el Inti Raymi y otras festividades y eventos importantes.

En un principio los españoles lo preservaron pero en una rebelión los nativos se atrincheraron allí. Una vez sofocada y ante la imposibilidad de crear una verdadera fortaleza en la cima de la ciudad, el edificio fue desmantelado y sus piedras usadas en otras construcciones.

La verdad que hay tantas cosas que hacer que esta entrada puede quedar larguísima. Si habéis comprado el ticket y una tarde estás de relax en la ciudad, podéis visitar el centro Qosqo de arte nativo y ver diversas representaciones de lo que ellos consideran Arte Nativo de las regiones del Perú. Es más cercano a los grupos que llevan jotas a las fiestas de los pueblos que a lo que podríamos pensar de ritos aborígenes.

Acabaré explicando otra anécdota. En el free tour nos contaron que la estatua de la plaza en la fuente es Pachacuteq, un líder Inca legendario. Esa estatua no fue siempre así, al parecer una empresa de Filadelfia que quería extender sus redes comerciales hizo varias estatuas para abrir lazos con países latinoamericanos.

A modo de regalo enviaron la estatua a Cuzco pero se confundieron con la que iban a enviar a México y durante años Jerónimo como indio Apache estuvo presidiendo la plaza con sus plumas y su Tomahawk. Nos dijo que ya hace unos años cambiaron la estatua pero aún se podía ver en un museo.

Me gustó tanto la historia que quise hacer una entrada de blog y estuve buscando esa estatua. Tras mucho preguntar me contaron otra historia diferente. Nunca hubo ninguna confusión. La empresa norteamericana hizo tres estatuas iguales para Filadelfia, Ciudad de México y Cuzco. Nadie se quejó del regalo aunque tuvo que ser transportado por mulas desde el océano. Años después, con el resurgimiento de los nacionalismos alguien dijo que un Apache era un símbolo del imperialismo y decidieron cambiar la estatua. No se puede visitar pero hay una foto en el Museo de Arte Popular.

Desde mi punto de vista no puede haber nadie más antiimperialista que Jerónimo y mucho más si lo comparamos con un emperador como Pachacuteq pero eso puede ser porque yo pienso demasiado. Debería escuchar menos para oír menos mentiras y pensar incluso más despacio para ser más feliz.

Los hostales son también muy económicos y con un gran rango de precios. Los taxis también aunque muchos te cobraran el impuesto revolucionario. Sino puedes hacer como un local y pagar lo que consideras justo cuando te bajas, si te piden más te ahorras el regateo ya que estás en tierra.



5 comentarios sobre “Diario de a bordo: Cuzco (II), la Extremadura peruana

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s