Una serie de catastróficas desdichas 2: yo no mandé a mis barcos a luchar contra los elementos

Las guías de viaje están llenas de experiencias inolvidables que invitan a viajar. Pero ¿es siempre la vida de color de rosa? Como es más fácil sacar conclusiones y aprender de las malas experiencias se crea esta sección porque los planes no siempre salen bien y hay un mundo ahí fuera dispuesto a acabar con tus sueños e ilusiones y es mejor estar informado.

Una serie de catastróficas desdichas

Felipe II no estaba muy puesto en previsiones meteorológicas pero ir a la Pérfida Albión en busca del buen tiempo es una idea, como mínimo, arriesgada. Si alguno sabe de historia sabrá que la jugada salió mal.

En mi caso yo intento minimizar riesgos. La idea era empezar el viaje desde Colombia, en vez de eso empecé por el Sur para aprovecharme del verano austral. La idea es hacer la parte de Patagonia con buen tiempo. Hay un dicho que dice que si no te gusta el tiempo Patagónico espera media hora y habrá cambiado.

Revisa el pronóstico del tiempo

Si hay algo imprevisible cuando planificas un viaje es el tiempo. Durante seis meses he estado en las situaciones más variopintas. En Ushuaia hacía un tiempo buenísimo debía de tener mucha suerte así que decidí acampar en el parque de Tierra de Fuego. Mala idea, tenía que haber tenido más cuidado porque justo esa noche la temperatura bajó a 0 grados. No hubiera sido tan malo sino hubiese tenido un saco de +15. No quise comprar más abrigados porque eran más caros y de pluma y no los consideré apropiados para la selva. De todos modos eso podría haberse previsto.

En Samaipata después de otro par de días buenos llovió por la noche. Ahí sí que fue mala pata. Llovió tanto por la noche que hubo corrimientos de tierras y no pude visitar El Fuerte. No puedes prever las precipitaciones más fuertes desde que hay registros. Eso sumado a la carestía de infraestructuras de Bolivia es una combinación bastante mala.

Ahí debería estar uno de los mayores espectáculos de la naturaleza

En el monte todo es peor. Para salvar los 1000 metros de desnivel del Cerro Guanaco tuve un tiempo relativamente bueno pero al llegar a la cima me nevó, y vaya viento. En Bariloche se rompieron máximas de calor pero para ir de Jacob a Grey fue el único día de mal tiempo en una serie de 40. Salimos vivos que es lo importante.

Disfruta del buen tiempo y de las vistas no siempre estarán ahí

Para mal tiempo, en Torres del Paine nos dejaron subir con 15 centímetros de nieve. Allí intentamos esperar los 30 minutos para que el tiempo cambiase, no sucedió. El día siguiente los que subieron no sólo tuvieron sol sino que encima las torres estaban nevadas.

En el Fitz Roy después de levantarme a las 3 de la mañana para ver el amanecer una única nube estropeó todo el espectáculo visual.

Algunos pensaréis que tengo mala suerte. Yo no lo creo. En realidad en Torres del Paine disfruté un montón subiendo con el francés. Además aún tenía mi equipamiento. Como se dice en Escandinavia no existe el frío sino una equipación inadecuada. En Samaipata no fuimos ese día a El Fuerte pero acabamos comiendo con unos vascos en un sitio genial y celebrando el cumpleaños de una de las dueñas. En Cerro Torre también hay glaciares y aunque sólo tenía que andar unos 500 metros no me dio la gana levantarme.

De todo esto se pueden extraer conclusiones y aprender lecciones:

  • La primera es seguir el consejo de aquellos que se enfrentan a temperaturas de menos 30 grados. Simplemente hay que vestirse de manera adecuada y estar preparado para cualquier imprevisto. La lluvia en la montaña no puede ser considerada imprevisto.
  • La segunda. En Torres del Paine la gente lloraba al no poder ver las Torres. Algunos se preparan físicamente y todas las vacaciones del año para llegar a ese momento cumbre. Entiendo su sufrimiento y frustración pero hay que saber que no siempre se van a poder lograr los objetivos. En El Chaltén tres escaladores murieron por arriesgar en la única ventana de buen tiempo. No lo lograron antes de que bajaran las temperaturas y murieron de hipotermia.
Al mal tiempo buena cara

La tercera es al mal tiempo buena cara. Las risas que nos echamos en las Torres las recuerdo como un buen recuerdo de un viaje estupendo.

La cuarta es aprovechar el momento, hay veces que hace mal tiempo. Echar de menos el sol sólo cuando nieva significa que no hemos disfrutado de ello. Si no hubiera estaciones sufrirías más.

La quinta es que las lágrimas por dejar de ver el sol no te impidan ver las estrellas. Cuando una puerta se cierra abre una ventana, hay veces que los sofás entran mejor por la ventana, ¡qué demonios! Sé feliz no dejes que una tormenta de nieve que pone en peligro tu vida te lo impida.

Sexta: disfruta de los desafíos. Subir a 6000 metros con vientos de 60km hora es para elegidos si lo consigues te puedes decir a ti mismo: «Soy la hostia».

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s