Montaña de los 7 Colores

Amigos en la entrada de hoy hablaremos de uno de los imperdibles de Perú. Es un imperdible porque lo has visto en tantas fotos que piensas que tiene que ser genial. Es algo así como Machu Picchu pero en vez de en verde en siete colores. Los que sois un poco más listos de la media o simplemente conocéis el Winikunka, Montaña Arcoiris o Montaña Siete Colores ya sabéis de qué estamos hablando. No soy nada sutil dando pistas.

¡Ay miarma, dame un like!

Hay gente que me acusa de catastrofista, de no quererme a mí mismo y de un montón de otras cosas por no saber modular mis palabras. No digo que yo las tenga que modular sino que tú tienes que saber leerlas con otra perspectiva. Digamos que el lector medio de blogs de viajes está demasiado acostumbrado a que le calienten la oreja con destinos exóticos y maravillosos que cuando lee un contrapunto se siente un poco violentado. Así que citaré a la National Geographic para que sepáis que no estoy solo en esto.

https://viajes.nationalgeographic.com.es/lifestyle/lugares-que-solo-existen-instagram_14040/2

MONTAÑA DE LOS SIETE COLORES, PERÚ

El Vinicunca en Perú, más conocido por su nombre comercial de La Montaña de Siete Colores, es un lugar de reciente descubrimiento, pero que asombrosamente se ha puesto como prioridad en el itinerario de todo viajero-busca-foto. Aquí influye mucho el clima: si está nublado no se puede distinguir ningún color, pero si hace sol alguno sí que se verá. Eso sí, nunca como en las fotos de Instagram. No obstante, la experiencia del trekking merece la pena aunque las vistas finales no sean para tanto. Pero ojo, lo que nunca se dice es que requiere tener buena forma física, algo que las agencias de viajes que se han apuntado al carro omiten. Ya se ha vivido alguna desgracia como la del turista con problemas de corazón que falleció en el camino por no haber sido advertido de la dureza ni de la altitud (5000 metros) que suele provocar mal de altura. Por si fuera poco, la afluencia repentina de turismo masivo está fastidiando a la fauna de la zona, concretamente a los patos salvajes que ya no pueden emigrar a un humedal cercano porque se ha reconvertido en aparcamiento. Una alternativa menos visitada que Vinicunca es la montaña de Palcoyó.

Para visitar esta montaña de más de 5000 metros para el postureo, la mayoría de los viajeros partirán de Cuzco. Multitud de agencias ofrecen por un módico precio (yo pagué 55 soles unos 15€). Esto incluye transporte, guía, desayuno y comida buffet. Por un euro más podréis acudir a algunas condiciones de mucha mejor calidad. El problema es que las agencias de viajes son de muy poca confianza, no es raro ver a turistas enfadados por “errores de comunicación” en el precio final o la calidad de la comida. Minucias si lo comparamos que la falta de información puede traer problemas graves por acudir a una caminata para la que no estamos preparados.

El espectáculo no está sólo en la montaña

La dificultad de la caminata no reside en la dureza del desnivel o en la distancia. El mal de altura atacará a todos aquellos que no estén habituados. Los problemas de salud pueden acarrear la muerte como en el artículo de la NG pero lo más habitual es que una experiencia que debería ser placentera (estás de vacaciones) se transforma en un malestar y un dolor que te podías haber ahorrado si la honradez fuera marca de la casa. Aviso para navegantes: no lo es.

También os advierto que como la mayoría de las excursiones consisten en levantarse muy pronto, coger un autobús con mucha otra gente, un desayuno de batalla, más autobús, un par de horas disfrutando de lo que vayas a visitar en este caso una montaña de una combinación de colores espectacular, volver, comida de batalla y más horas de bus.

¿Merece la pena? Sin duda. Es un sitio espectacular y no os quedéis sólo en la foto. Estaréis haciendo senderismo en los Andes en una altura que no se puede encontrar en Europa. ¿Las vistas? Espectaculares. ¿La fauna? Diferente. ¿Un desafío? También se puede alquilar un burro porteador si no os sentís con fuerzas. Por cierto el soroche puede atacar a cualquiera no os sintáis mal en reconocer que os ha golpeado. Un edema pulmonar puede ser mortal.

Será casi imposible sacar una foto sin que salgan más turistas

En mi caso, aun estando bastante aclimatado y haber subido a más de 4800 metros, me dolían las muelas. El colombiano que subió conmigo lo pasó bastante peor y le cebé a caramelos de coca a modo de placebo. Me gustó tanto su compañía que le voy a hacer una entrada propia en la sección ‘La gente de Iván’.

Después de tanto tiempo y experiencias vividas os diré cómo fue mi viaje ya desde la distancia temporal. Espero no liarme demasiado sobre horarios y precios pero siempre podéis acudir a las agencias para obtener una información más fidedigna.

La excursión empieza muy pronto en la mañana. Yo me levanté sobre las seis y fui a la plaza central. Aproveché a visitar la catedral por dentro en horario de culto. Como siempre, fueron impuntuales. No quería quedar en el hotel para no tener que esperar y acabé esperando en la plaza para que me fueran a recoger e ir a otro lado. La capacidad de organización es muy escasa y no pude quedar directamente en el punto de encuentro por… razones que desconozco. Sobre el viaje no hablaré mucho y lo reservo para otra entrada. Son un par de horas de bus parar en un pueblo de mala muerte donde unas familias que tienen acuerdos te dan de desayunar en el patio trasero, otro par de horas escuchando cumbia en un bus que se mueve más que las maracas de Machín. Se sube a la montaña. Cuando el guía consigue reunir a todo el mundo otra vez al bus y vuelta. Se para en el mismo sitio a comer y de vuelta a Cuzco sobre las seis de la tarde. Las carreteras no son las mejores pero caben autobuses. La caminata son unos cuatro kilómetros con un desnivel moderado pero a una gran altitud.

BONUS TRACK

Ya que habéis llegado hasta aquí y de normal no conseguís ningún consejo, os daré uno que ya he dado otras veces y me lo han agradecido. Los guías de normal no te hablan del Valle Rojo para estar menos pillado por el tiempo. Si vuestra forma física es óptima podréis hacer dos por el precio de uno.

2 x 1

Un vez que hayáis coronado el Vinicunca y tengáis los selfies para demostrar en las redes sociales que sois mejor que vuestros conocidos, amigos y sobre todo contactos de instagram, no paréis ahí. Cierto, ya tenéis vuestro post del día y vais a conseguir los like necesarios para que vuestro ego os impulse a gastar en dinero de vuestra cuenta bancaria en el siguiente viaje y a escribir frases de otros del tipo: viajar es la única manera de gastar dinero que te hace más rico. Como no sólo de top ten destinations vive el hombre, aprovechad que estáis allí y en vez de hacer cola para la foto con la llama podéis andar un poco más y visitar el Valle Rojo.

Paisajes que recuerdan a otros lugares, el Valle Rojo

A modo visual puede que la fotogenia de la Montaña de los 7 colores no se a superable pero es un sitio espectacular. Además podéis poner en la lista de razones para hacerlo que sólo un pequeño porcentaje de los turistas que suben para la foto van a acabar este sendero. Ya sea por desconocimiento, falta de forma o porque un día una foto. Es un paisaje muy diferente al que agradeceréis acudir siguiendo mi consejo. Si me equivoco en la afirmación anterior. Lo siento, no se puede aconsejar a personas diferentes los mismo y pensar que se va a obtener el mismo resultado.

COMUNIDADES INDÍGENAS

En las agencias se les suele olvidar decirte que hay entrada al parque. En este caso, no es una desorbitada entrada cobrada por el gobierno peruano para guiris que trabajan de CEO en Coca-Cola, sino que las comunidades indígenas lo administran para el desarrollo rural, cultural y la pervivencia de los pueblos. Seguro que el nombre real es mucho más rimbombante.

De normal, vuestro guía, recogerá el dinero para agilizar el proceso. Las entradas rara vez van con fecha y no siempre se sellan así que en su bolsillo, el guía, ya posee un buen número de entradas. Hay veces que comprarán, hay veces que comprarán la mitad y hay veces que llegarán a un acuerdo con el tipo de la entrada. Podéis considerarlo como parte de la propina o exigir que os den el ticket. Si sois más radicales acompañad al guía y comprad vuestra propia entrada. Sospechad cuando os digan: “yo guardo las entradas, no las vais a necesitar”.

Esta es la subida en un valle espectacular

También, si sois lo suficientemente ruines, podéis evitar estos “controles”. No dejáis de estar en mitad de una montaña así que con un rodeo se puede evitar a la señora apostada en mitad de la nada. El viajero rata también sabe que los horarios de trabajo son limitados pero pensad que estáis gastando muchas veces miles de euros en un viaje y no queréis pagar 10 soles (unos 2.5€) a una persona que se pasa el día a 5000 metros llueve o nieva, vestida a modo tradicional, que sube y baja corriendo y que posiblemente necesite el dinero más que tú.

En mi caso particular cuando nos exigieron el pago del Valle Rojo, ya que son entradas diferentes, negociamos con el drogolega que estaba en el sendero en mitad de la nada. No nos dio entradas y en vez de contribuir al desarrollo de la comunidad posiblemente fuera invertido en alcohol barato para regocijo del susodicho.

¿POR QUÉ NADIE LA CONOCÍA?

Podéis leer por ahí que la Montaña de los Siete Colores es un descubrimiento reciente. Algo raro siendo una cordillera con millones de años. La razón es la siguiente. Aunque el cambio climático sea negado por gente tan educada y culta como el presidente de los EUA, cualquiera que esté en contacto con los glaciares conoce su retroceso (¿alarmante?) así como la desaparición de las nieves perpetuas.

No dejes que la foto te impida disfrutar de las vistas

El descubrimiento del sueño húmedo de cualquier cazador de likes apareció hace unos años cuando los alpinistas, perdón, andinistas que escalaban un pico más alto que se encuentra en frente vislumbraron este arcoiris de tierra en la distancia. Sus predecesores no lo habían encontrado por la sencilla razón que durante milenios estuvo cubierta por la nieve. Cierto es que los periodos glaciares son cíclicos pero negar que el calentamiento global es un hecho, se torna en obsceno cuando se atraviesan estos ecosistemas sensibles. Ya hablaremos otro día de este tema.

¿POR QUÉ ES UN ARCOIRIS?

Que nadie busque el Valhalla o el oro de los leprechauns en esta montaña. Nada tiene que ver con las propiedades físicas de la luz como su compañero místico. Los colores son creados por la distinta composición de la tierra. A lo largo de la Cordillera de los Andes hay muchos puntos dónde podemos encontrar colinas estratificadas. Cada material hierro, cobre, níquel,… le da un color característico a la tierra y en algunos casos la combinación es muy fotogénica y se puede crear una atracción turística como en Argentina o en Perú.

Para finalizar

Aunque mi lenguaje y expresión puedan llevar a engaño no os puedo más que recomendar la vista a este entorno tan maravilloso. Id con precaución sobre el tiempo meteorológico, la altura y la concentración de israelíes y podréis gozar de una agradable excursión.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s