Efecto Mariposa



«El leve aleteo de las alas de una mariposa se puede sentir al otro lado del mundo»

Proverbio chino

Podríamos hablar del efecto mariposa y de la teoría del caos pero esta entrada va sólo de mariposas.

Un camuflaje que imita el ojo de un depredador para sobrevivir

Muchos de los visitantes de Machu Picchu no saben valorar la posibilidad de hacer un dos por uno y visitar el mariposario. En realidad es un lugar bastante desconocido y he usado la primera frase porque: «un viajero de verdad tiene la potestad única y absoluta de saber cómo se viaja y juzgar el modo en el que viajan los demás». Ya hablaremos de esto reflexionando como lo hicieron los Lehendakaris Muertos.

De Aguas Calientes (Machupicchu Pueblo) si nos dirigimos al yacimiento justo antes del puente, hay un pequeño desvío que nos remite a este remanso de paz que es el mariposario.

Si venimos de la marabunta de las ruinas agradeceremos la tranquilidad del emplazamiento y la amabilidad de las personas que controlan el recinto. Es un centro de recuperación de mariposas totalmente privado que a diferencia de lo que pasaría en Europa no tiene ningún tipo de ayuda pública.

Las larvas se incuban hasta que son adultas y pueden ser liberadas.

El sistema es bastante simple. Recogen huevos de mariposa, los incuban en laboratorio y las sueltan cuando son adultas. Si consiguen tener muchas dentro del mariposario sueltan en la naturaleza para repoblar y recuperar lo que el turismo de masas está matando.

Otro atractivo más si visitas Machu Picchu

El mariposario se encuentra estratégicamente situado para aprovechar el tirón de seguidores generado en el complejo. Su bendición en sí mismo es su ruina. La polución que generan los transportes de turistas en esta zona protegida hace que la labor de repoblación se encuentre al límite del fracaso.

Mientras que el estado peruano cobra precios abusivos por sus puntos turísticos más importates no emplea ese dinero en dar servicios o en la conservación del patrimonio.

Estaba asustada y no se atrevía a volar

Uno de los momentos top fue cuando nos permitieron liberar a una nueva mariposa. Pensad que el insecto lo único que ha conocido al salir de la crisálida es un ambiente hermético dentro de un frasco.

Costó que se posara en la mano y durante muchos minutos no quiso despegarse de mi dedo. Me defecó (o lo que hagan las mariposas) pero al final venció todos sus miedos y se puso a volar.

Fue un momento muy bonito y muy poético. «Vencer tus miedos y echar a volar». Todos deberíamos sentir ese momento de libertad alguna vez.

Todo es cuestión de perspectiva

Si miramos a una mariposa desde una distancia media nos parecerá un ser hermoso. Si nos acercamos lo suficiente, veremos que se trata de un insecto y que sus ojos y su boca no serán muy diferentes a los de una mosca.

La mariposa no ha cambiado sólo nuestra percepción de la misma. La belleza es algo subjetivo y el ser humano le da demasiada importancia. Al igual que la fábula del patito feo todas las mariposas provienen de larvas y orugas. Si alguna vez te sientes feo piensa que todo es cuestión de perspectiva o que aún tiene que eclosionar la crisálida. Serás mucho más guapo si no te sientes feo.



Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s