Cuando Young Hee descubrió las tradiciones de la Isla del Sol

Young Hee ya no es una niña. Va a cumplir 40 y no soporta la monotonía y apatía que domina su vida, sumada a la presión de su trabajo en una importante empresa de capital estatal situada en Seúl. Se despidió de su jefe, de sus padres y de esa pareja en la que tras muchos años de relación asumió que no era más que una pérdida de tiempo. Ninguno de los dos había sido lo suficientemente valiente para admitir que el amor había desaparecido hace tiempo y que el respeto no era suficiente, al menos para Young Hee.

Nevados de más de 6000m nos vigilan como dioses omnipresentes desde la costa este del lago

La decisión estaba tomada, un billete de avión, doce horas de vuelo, una guía de viajes y muchas ilusiones por delante. Su primer destino: «Perú, tierra de leyendas, paisajes hermosos y gente afable.»

Después de visitar Machu Picchu se dirigió hacia el sur, Arequipa y Puno. Al llegar al Titicaca le dijeron que no podría abandonar el lago sin ver la zona boliviana que era la más bella y auténtica. No estaba en sus planes, pero al fin y al cabo esto era una aventura así que cogió su pequeña mochila al hombro, su pasaporte y cruzó la frontera.

Tierras abandonadas con los restos de la explotación humana

Copacabana es un pueblo marinero transformado en un polo de desarrollo turístico. Fue fácil encontrar un hotel. En la recepción le ofrecieron paquetes para visitar la Isla del Sol, transporte en barca, guía y comida. Le comentaron que la zona norte estaba cerrada al turismo actualmente. Las comunidades se autogestionaban y entre un proyecto urbanístico fallido y el hecho de que la mayor parte de los ingresos económicos quedaban en la zona sur habían prohibido a los visitantes extranjeros el acceso a la Ciudad Sumergida y a la Roca Sagrada. Ella estaba desilusionada, un amante de los viajes la había convencido de visitar esas rocas que habían sido testigos de cientos de sacrificios humanos.

Un árbol sobrevive impenitente sobre unas rocas mientras sus raíces se alimentan del lago

Young Hee estaba desilusionada. Había cambiado de país sólo para poder ver los atractivos de la isla y ahora resultaba que estaba cerrada al público. No se desanimó y se decidió a dar un paseo por la playa. Allí se encontró Roger, él se ofreció a llevarla en viaje privado a la isla incluida la zona norte. En el hotel le habían desaconsejado esta opción, en los últimos tiempos a los barqueros locales que se habían aventurado a transportar turistas a esta zona habían sido golpeados y los turistas habían pagado un rescate para ser liberados. Esto no desanimó a la coreana que dio toda su confianza al amauta que hablaba un inglés pobre pero suficiente para poder entenderse.

Antes del alba se desplazaron hasta el puerto para coger la pequeña embarcación de Roger. Él se vanagloriaba de conocer todos los secretos y poder burlar a los guardas. Young Hee estaba excitada con la idea, una aventura a la americana como los viejos exploradores. Antes del amanecer habrían llegado a la roca sagrada para poder ver como el dios Inti se asomaba por detrás de las montañas e iluminaba el lago.

Un pequeño embarcadero en la Isla del Sol

Llegaron sin contratiempos a un pequeño embarcadero al norte de la isla. Todo estaba tranquilo sin indicios de personas que se opusieran a su desembarco. Roger indicó el camino a Young Hee para llegar a la antigua zona de sacrificios humanos. Una tortuosa senda sin acondicionar les condujo al lugar deseado.

La mezcla de morbo y tradición causaba un efecto extraño en la coreana. Estaba viviendo todo lo que había deseado cuando sufría de estrés en su pequeño apartamento de Seúl en un vida que había abandonado sólo unas semanas antes pero que en estos momentos parecían años enteros. Pasión, belleza natural, tradición y un guía excepcional que se deshacía en sonrisas y en elogios hacia la belleza de la asiática.

Roger le mostró cómo la piedra estaba preparada para que el chamán derramase la sangre de los sacrificios y ésta fluyera por unos canales excavados en la roca. En un momento dado le sugirió que se tumbara mientras se sacaban una foto con un cuchillo ritual para el recuerdo que no se preocupara por profanar un lugar sagrado. Es la clase de foto por la que a su madre escandalizaría y que provocaría una risa nerviosa en sus amigas. No se intranquilizó cuando el frío metal tocó la fina piel de su blanco cuello. La hoja tuvo que atravesar sus cervicales para que se diera cuenta de la traición que estaba sucediendo.

El dios que salió del lago

Roger hundió la hoja de su navaja en el cuello de la turista. Sus ojos sorprendidos exclaman sorpresa y no llegaron ni siquiera a suplicar clemencia. Cuando el cuerpo yació inerte aprovechó para recuperar la cartera y el celular de la víctima inocente.

Cuando el sol aún no había llegado a su cenit la policía nacional ya había enviado una patrullera avisada por un pescador local. No tardaron mucho en relacionar a Roger con el incidente. Él adujo que no era un vulgar ladrón que había hecho un sacrificio para evitar que el mundo occidental contaminase las almas y el espíritu de Manco Capac. Ahora podrá pensar en lo sucedido desde una celda de San Pedro de Tiquina.

Young Hee murió cumpliendo un sueño. Muchos otros morirán si haberlo ni siquiera intentado. Su sangre se mezcló con la de muchos otros inocentes como ella que habían sucumbido al fanatismo y la tradición.

El Gobierno intentó tapar la noticia para no asustar el incipiente negocio turístico de este país en vías de desarrollo. Ayudó en todos los trámites con la embajada y a repatriar el cuerpo a la apenada familia de la joven. A partir de entonces puso más empeño en que ningún otro turista visitase el norte de la isla sin permiso.

Las aguas del lago esconden multitud de sacrificios y ofrendas

Reflexiones

Esta historia que podría ser una fábula no es más que un relato novelado de una noticia de la sección de sucesos. En los últimos años el norte de la isla ha estado cerrado al turismo. Aún se puede visitar el sur, pero los atractivos arqueológicos más importantes siguen estando en el norte. Es difícil encontrar las razones precisas. Mis investigaciones me llevaron a esta historia que parece un cuento pero desgraciadamente no lo es.

Preguntas por responder

  • ¿Puede una comunidad estar por encima de la ley?
  • ¿Deben los turistas seguir a rajatabla las indicaciones de seguridad?
  • ¿Es lícito disfrutar como turista de lugares donde otros seres humanos han sufrido torturas, malos tratos y ejecuciones?
  • ¿Podemos confiar en las autoridades?

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s