Premios 20Blogs

En mi cruzada personal para saber a qué me podría dedicar en mi vida quise dar un empujoncito a este blog presentándolo a los premios de 20 minutos. Ya trataremos más adelante sobre la importancia de conseguir objetivos frente al fracaso de intentarlo.

Intentar es pagar los seis euros que costaba la intención. Triunfar hubiera sido ganar el primer premio que aparte de 5000 euros otorgaba algo que yo realmente podría desear: entrar al club de los blogueros de un periódico, posiblemente mal remunerados, pero esto no va de dinero.

La verdad que el objetivo era demasiado alto pero seis euros era un precio bajo por intentarlo. En mi ignorancia creía que los premios serían como en antiguas ediciones votados primero por los lectores. Lo que quería conseguir con eso era incrementar el número de visitas. Las visitas en este caso no es sólo la autosatisfacción de los ‘Me gusta’ de Instagram. Cada entrada cuesta un gran esfuerzo y es agradable saber que al menos hay un cierto público que lo disfruta.

Como esto va de fracasos vamos a decir que no me leí las bases del concurso que estipulaba claramente que un jurado sería el encargado de decidir a los ganadores así que un profesional echaría un vistazo a un par de entradas de mi blog en vez de ser el público el que votara en una primera instancia.

Las posibilidades de ganar eran mínimas por no decir nulas. Para empezar, aunque un amigo se ofreció a pagarme el hosting del blog uso un dominio gratuito con eso como jurado yo ya habría dejado de leer. Haber ganado hubiera sido un espaldarazo para mí, pero una bofetada a todos aquellos que de manera profesional o incluso amateur se dedican a sus blogs en cuerpo y alma.

Muchas veces no sabemos apreciar el esfuerzo que hay detrás de las cosas. Desde una barra de pan que conlleva un agricultor, una política de ayudas, una red de distribución, un panadero que cuece a las cuatro de la mañana y otro que se pasa todo el día en una tienda fría intentando llegar a fin de mes para que por 80 céntimos compremos una barra y digamos: “Está poco hecha”.

Con las artes es similar, la mayoría de las disciplinas artísticas conllevan una gran dedicación y en la inmensa mayoría de los casos no tienen ninguna contraprestación más allá de unos halagos o aplausos de amigos y familiares. Sólo vemos aquellos que están en la cima de la montaña en el deporte o en la música sin recordar todo lo que han pasado y la montaña de cadáveres de sueños rotos que se quedaron por el camino.

Si volvemos al concepto de individualidad gaseosa la sociedad actual no tiende a querer todo; sólo quiere lo que ve, lo que tiene al alcance de la mano sin emplear esfuerzo en conseguirlo. Si los sacrificios son altos se deja como una quimera dejando un resquemor y culpando a los demás, al estado, al Coletas, al gobierno, pero nunca a sí mismos.

Todo sería mucho más fácil si las metas fueran claras, aunque no sencillas: «Ahí es dónde quiero llegar y esto es lo que tengo que hacer para conseguirlo». En el sistema educativo actual esto se especifica por ley, pasar exámenes, aprobar asignaturas si lo haces lo consigues y a partir de ahí ¿qué? ¿Cómo se aprueba una vida satisfactoria? ¿Cómo se tiene éxito en el amor? ¿Dónde está el trabajo perfecto? ¿Cómo estudio para ser feliz? Los gurús de la autoayuda gestionan y explotan este sector al máximo sabiendo que la insatisfacción es en realidad su negocio.

Yo, aún sabiendo todo esto, lo intento. No obstante, soy más que consciente de mis debilidades; una de ellas, sino la mayor, es la dedicación y motivación. Los éxitos en esta vida son una mezcla de capacidad y esfuerzo. Se necesita un equilibrio en esas dos capacidades para llegar a los fines que nos planteamos o aunque no nos lo hayamos planteado esas dificultades siempre estarán allí. Superar exámenes en la universidad, pasar una entrevista de trabajo, ser seleccionado en el equipo de fútbol o en la orquesta de tu pueblo … hay ciertas habilidades inherentes a cada persona y a partir de allí el esfuerzo y la dedicación es lo que conlleva al éxito o el fracaso.

«Cuando realmente se desea algo, el universo conspira para que lo consigas»

EL Alquimista

Las simplificaciones, en general no son buenas, parece que si alguien se esfuerza mucho conseguirá lo que se propone y eso no es en absoluto cierto y sólo sucede en las novelas de Paulo Coelho que detesto. La técnica es fundamental a la hora de aplicar el esfuerzo y la gestión del tiempo puede dar una perspectiva de si conseguiremos el objetivo o todo el esfuerzo será en vano.

“No sé lo que quiero, pero haré todo lo posible por conseguirlo”.

Alguien que no sabía lo que quería

En el caso específico de este concurso yo quería dar un impulso a las visitas de mi blog para así justificar el esfuerzo invertido. No leerme las bases del concurso ya me garantizaba el fracaso ya que, aunque hubiese ganado en mi categoría, sólo habría conseguido las visitas del jurado, de algún perdedor frustrado y una estatuilla. Eso y acudir a una gala con los ministros, como veis la orientación era mala desde el principio.

Para dar al blog una apariencia más convincente empleé algo de tiempo una vez en España después del incidente. Ha habido un gran cambio en entradas que se realizaron desde el teléfono, hay nuevos menús, un calendario, las secciones y etiquetas se administran de manera diferente y otros muchos cambios. Sin embargo, tras ver cómo accedía mi madre al blog me di cuenta que no era tan sencillo como yo pensaba. Primero la distribución de WordPress está orientada a sobremesas, desde el móvil es más difícil entender los menús. El interés del público ha decaído sabiendo que las entradas son a posteriori quitando ese halo de aventura de pensar dónde está Carmen Sandiego. Sin embargo, voy a perseverar e intentaré acabar este blog, para mí mismo y para la persona en la que me convierta en el futuro. Con la edad nos convertimos en víctimas de nuestro pasado y cómo gestionamos los recuerdos es importante, además de la necesidad de estar activo y de tener metas asequibles.

Como recomienda GRR Martin:

“Si quieres ser escritor escribe, Bueno malo escribe y continúa escribiendo es la única manera de mejorar y de saber, a un cierto punto, si era un sueño imposible o mereció la pena.”

GRR Martin

Aquí podéis ver los ganadores en especial aquellos en la categoría de viajes y decidir si merece la pena el esfuerzo para conseguir esa estatuilla. Esa estatuilla nos deja aún muy lejos de la posibilidad de ganarse la vida con ello. Se no acepté el regalo de mi amigo para tener el dominio por un año era porque este blog está orientado para familia y amigos ¿por algo se empieza o es mejor conocer los límites? El tiempo dará la respuesta.

2 comentarios sobre “Premios 20Blogs

  1. Posiblemente no sea el mejor blog de viajes, pero es el único que me habré leído más de la mitad o de lo que simplemente estoy buscando.

    Sigue así, te está quedando algo curioso!!

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s