El pueblo elegido

Pueblo elegido es un término común usado alrededor del mundo y a lo largo de la historia, diferentes grupos religiosos, de todas las religiones mundiales, han tenido conceptos de realeza, de divinidad entre ellos mismos, para diferenciarse de la «población común». ‘Elegidos’ para gobernar o mandar sobre las masas, como una representación de alguna deidad o ser superior

Wikipedia

(otro día que publico sin maquetar el lunes será oro día)

Esto que podría ser alguna fábula bíblica pero en el día de hoy hay un estado laico que fomenta la segregación religiosa y racial y que de la que muchas de sus ciudadanos se consideran: “El pueblo elegido”.

Esto me lo tomaría a guasa si no hubiese sido una horrorosa experiencia compartir continente con estos autodenominados elegidos. Normalmente si alguien se autoproclama elegido ya me olería a chamusquina de por sí, pero allá sus asuntos si no me molesta. ¿Dónde empieza el problema?

Al parecer después de ese servicio militar obligatorio de 5 años para hombres y 3 para las mujeres el estrés de ir asaltando casas matando bebés es tan grande que se puso de moda embarcarse en un viaje por el mundo.

La idea de por sí es genial. Sales de una educación y un estado basado en la represión de los pueblos tanto los ocupados como los propios ciudadanos israelíes que son educados en el odio y el miedo tanto en la escuela como en el ejército. Como veis ni una sola mención a la religión. Hablo de estados y de ciudadanos.

Aún no hay ningún problema, no. El problema empieza cuando en ese viaje alrededor del mundo en vez de aprender de otras culturas saber que otra realidad existe y que lo que a ti te han contado tiene otro punto de vista tu periplo se desarrolla de otra manera. Los jóvenes israelíes viajan en manadas interactuando lo menos posible con los locales y con otros viajeros.

Si esto fuera todo sería su problema, pero ellos intentan globalizar el conflicto llevando su ideología de pueblo elegido allí dónde van. Toda Sudamérica les odia. Es algo increíble, en los hostales si llamas por teléfono te preguntan si eres israelí, si lo eres puede que estén completos. Se han labrado esta fama a base de robar, no pagar, de llevar la falta de respeto a niveles del delito y a sólo entender una palabra en castellano: “Policía”.

Historias que me contaron los que tratan con ellos

Profesora de español en Sucre

Apalabras un precio con un israelí. Al final vienen dos a clase y cuando acaba se van y dicen que no tienen más dinero y te pagan menos de lo que habías apalabrado para uno. Encima se ríen de ti diciendo que o lo coges o se van. Yo no cojo alumnos israelíes.

Un taxista en Patagonia

Empieza a contar el dinero que le doy. Le pregunto si hay mucho dinero falso.

«Los israelíes hacen fotocopias (billetes de unos 2 euros), te meten un taco de ellos y van metiendo un par de ellos falsos cada vez. Luego en los hostales os los meten a los demás. Hasta que a uno le pillas y le llevas directamente a la policía. Ahí si empieza a entender el castellano.»

Una chica que trabaja en un hostal en El Calafate

Me cobran al entrar y pone un cartel que dice que pagas antes de dormir. Le pregunto si mucha gente se va sin pagar.

«En realidad, sólo los israelíes se van sin pagar. Vienen dicen que no tienen dinero que van a sacar lo dejan todo se duchan. A la mañana se lo pides y dicen que se quedan una noche más. Cuando está el guarda de noche esperan que se quede dormido y se van sin pagar.»

El instructor de Mountain Bike en The Death Road

«Aquí ha muerto mucha gente. Los que más los prisioneros de guerra paraguayos que la construyeron, después los bolivianos que morían en accidentes de tráfico, ahora mueren muchos israelíes porque son incapaces de seguir las normas y los consejos.»

El guía de alta montaña en el Huayna Potosí

«Os lo voy a dejar muy claro. Si estáis mal nos volvemos. Si te duele la cabeza nos volvemos. Si te cuesta respirar nos volvemos. Si te pregunto qué tal estás y me dices bien y no es cierto te mueres. El edema pulmonar es algo muy serio.»

«¿Se ha muerto mucha gente?»

«En realidad, sólo israelíes y lo peor son los que no se mueren que están todo el rato quejándose. Una vez unos me gritaban que llamase a un helicóptero que su amigo estaba muy mal. El único puto helicóptero del país es el que lleva al presidente Evo. Me dicen que les dé oxígeno como si lo fuesen a pagar. Yo no cojo a turistas israelíes.»

El guía de la Cordillera Blanca

«Los españoles (serán vascos) y los franceses sí que saben de la montaña. Se les ve nada más ver el equipo y cómo lo llevan. No como los israelíes que siempre acaban pidiendo que les lleven en burro.»

El garçon francés

«Me he cruzado con los dos sargentos israelíes (estos eran majetes). Les he dicho que tardado tres horas en subir y bajar. Había tardado cuatro pero me he echado unas risas viendo cómo se ponían a correr para intentar ganarme.»

En la selva de Rurrenabaque

El guía porfía porque los israelíes no se quieren poner las katiuskas. El resto mientras esperamos en una barca.

Empezamos un paseo por un pantano buscando anacondas. Dos ni inician a andar, porque no han cogido las boas. El guía dice – “da igual los otros son unos flojos, no van a aguantar cinco minutos-.»

Cinco minutos después le llaman la atención y dicen que se vuelven. Los otros dos sí que fueron con el resto del grupo.

Modus Operandi

Tienen foros, grupos de whatsapp y todos hacen el follow de leader así que si ves a uno será muy probable que muchos más vayan apareciendo. Allí ponen destinos, los hostales más baratos, timos, trucos para no pagar, como regatear y otra serie de consejos que les podría englobar en una organización criminal.

Un austríaco dijo que le dejaron entrar a uno de estos grupos para saber todos esos trucos. Seré que me hago mayor, pero a mí me pareció poco ético.

Odio

Leí una vez un reportaje sobre Lebron James. Se titulaba “Odio a Lebron James”. La primera frase del artículo decía: “Odiar es un sentimiento muy fuerte, no puedo odiar a alguien que ni siquiera conozco”. No diré que odio a Israel, ni que odio a todos los israelíes ya que aunque era una excepción me encontré a buenas personas con esa nacionalidad.

Entre la troupe de viajeros que hacen el mismo viaje está ese sentimiento de intentar evitarlos. Son ruidosos, irrespetuosos, no escuchan, no siguen las normas y tratan a los no-israelíes con desprecio. Como sabéis el karma a mí no me trató bien con este asunto. No voy a perder el tiempo odiándoles, pero lo que está claro que en la medida de lo posible los evitaré.

Conclusiones

Yo digo que si juntas a un grupo de españoles de 20 años con poco dinero y con ganas de fiesta van a ser igual o más ruidosos. Lo que podría (o al menos me gustaría) asegurar es que en general no se comportarán con esa falta de respeto.

Esta especie de Erasmus Mundo que hacen que podría servir como embajadores de su país y que la gente les viese con otros ojos lo que está haciendo es que les rechace por otros motivos más allá de la política de su estado.

Viajar le suele sentar bien a todo el mundo. Los israelíes simpáticos suele ser gente un poco más mayor que evita al resto de israelíes porque sabe como son.

Estoy abierto a escuchar otras opiniones podéis poner como fue vuestra experiencia en los comentarios.

3 comentarios sobre “El pueblo elegido

  1. No he conocido nunca a ningún israelí. Pero la forma de hablar de ellos, me recuerda mucho a la forma en que hablan de nosotros, los españoles en el norte de Europa (de los pririneos hacia arriba)
    Respecto a los españoles no les faltan motivos, lo de ruidosos en realidad les hace gracia, pero lo de ladrones, digamos q no entienden el por qué somos así, y lo siento por el q no lo sea, pero en general nos lo hemos ganado a pulso.
    Mientras veamos con normalidad llevarnos los lápices del Ikea, arramplar con todos los sobres de ketchup de un fast food o quedarnos con el dinero de una cartera que te encuentras por la calle, nuestra fama de cultura de apropiarse de lo ajeno será muy merecida (en otros países ganada por la cantidad de veces que tienen q mandar al «cuartelillo»un traductor de español por pequeños hurtos)

    Me gusta

    1. Cuando una persona viaja se transforma sin quererlo en un embajador de lo que representa por aspecto y pasaporte.
      Si un chico de Madrid de tres generaciones de traslada aAlemania hablando un alemán perfecto con unos modales exquisitos le dirán «no pareces español». Si es rubio con ojos azules, monta jaleo y sólo chapurrea inglés le dirán «¿Español no?»
      Hay prejuicios preconcebidos contra los que es muy difícil luchar. El resto, sin creados por nuestros comportamientos.
      Es muy común escuchar historias como ” tuvieron que poner a un tío en la puerta cuando llegaron los eternos españoles porque de llevaban los vasos», «en Escocia no hacía seguridad en los supermercados hasta que la crisis los lleno de españoles robando»…
      La responsabilidad escasea en la sociedad actual.

      Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s