Selva amazónica (IV) Nadando con delfines

“Iván es un tío especial. Podrían haber usado su rostro para la imagen del pequeño Larousse para ilustrar el término “desventurado”. Su grupo llega a una laguna donde algún otro grupo de turistas retoza intentando tocar o vislumbrar delfines rosas. Iván se lanza al agua, hay más gente allí que en un parque acuático, los motores no paran reverberando sobre las tupidas aguas del río Yacuma. Les echa en cara a los guías que no había anacondas y que tampoco hay delfines que le devuelvan el dinero. Con sorna y desencanto le responden que si quiere ver animales que se vaya a un zoo.

Es una foto de delfines, pero desde Valencia, si quieres ver animales vete al zoo

Decidiendo que es causa perdida simplemente se aleja del grupo y empieza a flotar. Mientras piensa en su mala suerte sucede lo inesperado. Algo le roza, no ves lo que es. El agua es marrón y turbia. La visibilidad no va más allá de unos centímetros. Podría haber sido una anaconda, pirañas o peor aún, un inglés borracho. Sin embargo, se trataba de un juguetón delfín. Iván sonríe ilusionado. Su felicidad dura poco; los israelíes no se han atrevido a nadar y quieren moverse porque no ven nada. Aceptando la suerte y el destino que le ha tocado vivir de manera estoica vuelve a la barca, eso sí, con la sonrisa de un niño que ha tocado un delfín.

La masificación espanta a los animales

Un par de cientos de metros más allá un guía llama a los delfines jugando con una botella. Funciona. Se pueden vislumbrar alguna que otra aleta dorsal. Iván no se lo piensa dos veces y se lanza al agua. Cual Michael Phelps se aleja del grupo e intenta yacer inerte escuchando por debajo del agua. La paciencia tiene su recompensa y al final la serendipia de un encuentro tan afortunado. Después del encuentro inicial Iván no se pone nervioso cuando un cuerpo blando y adiposo se roza contra él.

Es mejor nadar sin compañía

El delfín usa al turista como si fuese un juguete. Lo toca, lo mueve, al final muestra su cola por encima del agua. Iván lo interpreta como un saludo, como si un niño agita la mano llamando la atención. Esta interacción entre especies le parece impresionante. Mira obnubilado lo que él ha interpretado como un ‘hola’, el delfín da un golpe seco salpicando la cara de Iván. No era un saludo, el delfín es un cachondo, hay que reconocer que tiene su gracia de como se ríen de los humanos.

El agua está bastante sucia llena de materia orgánica que Iván se intenta sacar de la boca. El delfín sigue jugando e Iván se agarra a él para que lo desplace. Después de unos momentos el delfín se empieza a hundir arrastrando a nuestro desventurado protagonista con él. El miedo lo atenaza y hace que se suelte sin llegar verdaderamente a hundirse. El delfín vuelve, lo golpea con el morro y empieza a morder suavemente sus extremidades. Él se asusta y empieza a nadar de vuelta hacia la canoa. El delfín lo sigue y empieza a aumentar la intensidad de los mordiscos. Una vez a salvo en la barca el guía le indica que los delfines sólo juegan que muerden como los cachorros de perro. Tras unos minutos de descanso vuelve al agua. Sólo pasan unos segundos y recibe un fuerte mordisco en el tobillo. Hay otra gente en el agua y él es el único que sufre un ataque. Sabe que es el mismo delfín y que le buscaba a él, no quiere más problemas. Ha sido una de las mejores experiencias de su vida y no quiere que se empañe por perder alguna falange.

Una pena que me robasen la GoPro así que conformaos con esta foto

Los israelíes le comentan que se tiene que vacunar contra la rabia. El guía dice que es más probable que sea el delfín quien enferme ya que somos nosotros los que llevamos las enfermedades a la selva y no al revés. Iván, mientras intenta detener la hemorragia, se pone triste ante la posibilidad que su agresor muera por haber probado su sangre.«

Heridas de guerra más graves se han visto

Un comentario sobre “Selva amazónica (IV) Nadando con delfines

  1. Increíble Iván, todavía estoy flipando con todo lo que has vivido… Reconozco que hasta que no termino de leer, pienso si nos estarás tomando el pelo 🙂

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s