La soledad del corredor de fondo

Un verdadero corredor sabe sufrir. No es sólo que sepa sufrir, en el fondo le gusta. Ciclismo, natación, ultramaratones, … deportes sólo aptos para aquellos que tienen un punto de masoquismo. Los no iniciados pueden pensar que el estado físico es lo primordial, aquellos que han entrenado para superarse saben que para completar un desafío primero hay que vencerse a sí mismo. Sólo los elegidos que esquivan el cansancio y se sobreponen al dolor conseguirán su objetivo. Eso sólo se consigue dominando tu propia mente en algunos casos con el corazón.

La prueba se hundió en el océano

Iván no es un corredor de fondo. El turista medio ni siquiera se plantea correr. Él completó una media maratón sólo por el hecho de poder decir que era capaz de hacerlo. Cuando le ofrecieron correr la Carrera Pedestre «Presidente EVO» 10K en Sucre aquel 11 de Mayo de 2019 lo dudó. No tenía nada que probar. Cierto es que tampoco tenía nada mejor que hacer. La inscripción en la categoría promocional era gratuita, también se podía pagar y competir con los profesionales por los premio. Eso no era lo importante. Un nuevo reto estaba delante de sus ojos. Una carrera popular a casi 3000 metros sobre el nivel del mar.

Un spot para dominarlos a todos

Ser amateur en el deporte es una cosa correr por correr es algo muy diferente. El efecto Decathlon y las redes sociales dan la confianza necesaria a muchos aficionados para iniciarse en alguna categoría deportiva ya sean carreras populares, fitness o yoga. Esto tiene un contrapunto peligroso cuando personas no preparadas afrontan desafíos que pueden acarrear lesiones o incluso el fallecimiento.

Iván se sentía preparado después de meses viajando y atravesando montañas. Sin embargo, era cauto. Mas sabe el diablo por viejo que por diablo, al menos eso dicen. Si quieres correr: corre. Para estar preparado hay que correr ,no queda otra. Se probó el día antes de la carrera intentando subir corriendo por el vía crucis del cerro mirador. La altura y la falta de oxígeno se cebaron con él. Claramente no estaba preparado. Hacer 10 km se podría tornar en una experiencia horrible,

El día anterior, mientras tomaba cervezas en el hostal aún dudaba si sería mejor aprovechar toda la fiesta o irse pronto a dormir e ir descansado a la carrera. Antes de las dos de la mañana intentó acostarse. Aún tenía casi 6 horas de descanso antes del inicio de la competición. No obstante, descansar en un hostal dónde hay jolgorio es complicado. Los compañeros de habitación iban llegando a cuenta gotas y bastante perjudicados. No es el reposo que debería tomar un atleta de élite. En cualquier caso, se calzó las zapatillas y se dispuso a intentar el nuevo desafío.

A las 7:30 llegó a la Plaza donde se organizaba la salida. El ambiente era fenomenal. Muchísima gente. Una vez que buceó entre la muchedumbre se dio cuenta de que el grueso de los participantes provenía de colegios y escuelas militares. La carrera popular en el pasado se llamó carrera de Chuquisaca, región a la que pertenece Sucre. Ahora se llamaba carrera “Presidente Evo” y conmemoraba el primer grito de independencia americano que se realizó en el Aula Magna de la universidad Jesuíta. El hecho de que los cadetes fuesen de uniforme recordaba un poco a unas maniobras militares. Sin embargo, era difícil esconder lo que en realidad era: un acto populista de propaganda digno de cualquier régimen totalitario.

Evo, el primer deportista del país

La carrera no fue sencilla, los niños se paraban en las tiendas a comprar dulces y corrían a esprines y paradas repentinas, mucho eslálom para ir avanzando entre el gentío. El recorrido era accidentado con numerosas subidas y bajadas y esquivar a la gente no era del todo sencillo. Contra pronóstico consiguió acabar en una hora. No es mal tiempo considerando las dificultades. Su llegada a meta coincidió con la entrega de premios a los ganadores que realizaron el recorrido en poco más de media hora. Todos provenían de La Paz o El Alto. No todos los nativos de Sucre se tomaron bien este hecho, parecía que la capital administrativa (La Paz) quería demostrar la superioridad indígena sobre la capital histórica (Sucre). Silbaban cada vez que se mencionaba el origen de los ganadores.

El momento más surrealista llegó cuando anunciando los premios el speaker espetó: “Vidal Vasco ha llegado el primero, pero el ganador de la carrera no es ni más ni menos que el primer deportista del país, el Presidente Evo que hoy no ha podido acudir.” Muy extraño, cómico y una falta de respeto. Sin embargo, Iván estaba contento, había conseguido el objetivo que no era otro que acabar sin hacerse daño.

Es como en el partido de Pelota de ‘Buscando a Wally’

Bonus track

El viajero que va más allá de los hostales con voluntarios que no hablan castellano, no podía dejar de intuir que los hechos acontecidos después de las elecciones de Bolivia iban a ser inevitables. Ya lo comentamos en una entrada anterior; todo príncipe se acaba convirtiendo en rana. Con los próceres latinoamericanos sucede mucho más de lo deseable. Espero que la salida del gobierno y posiblemente del país de Evo no conlleve una fractura social y los bolivianos resuelvan sus problemas del modo más pacífico posible.

Como veis en Sucre no se tienen que sentir demasiado especiales

«Se compite con el cuerpo, pero se gana con el corazón»

Carrera 10K Presidente Evo

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s