Diario de a bordo: Uyuni

Uyuni es una población de algo más de 20.000 habitantes a unos 3600 msnm. Es un sitio triste con estación de tren, pero donde no se garantiza que haya trenes. El desarrollo de Bolivia no es de dos velocidades sino de múltiples. Es algo más allá del altiplano y la selva o de cambas contra coyas.

Metáfora de la perspectiva de la soledad absoluta

Es un enclave estratégico en las rutas comerciales hasta Chile, sin embargo, la importancia relativa le llegó de la mano del turismo. Es la ciudad que da nombre al Salar y uno de sus núcleos de población más importantes.

La belleza dentro del Ubi Sunt

Tras la inauguración del aeropuerto muchos turistas pueden visitar el Salar sin tener que realizar una penosa travesía en autobús desde La Paz. Desde el sudeste asiático llegan parejas de novios o turistas para pasar un fin de semana sacar unas bellas fotos y volver. Turismo del siglo XXI muy alejado del espíritu aventurero de Marco Polo.

No todos los alojamientos son cinco estrellas

El interés turístico de Uyuni como ciudad es más bien escaso. Un cementerio de trenes a las afueras es incluido dentro del circuito y frecuentado por instagramers de día y alimañas de noche. Es indudable la capacidad de evocar que tienen los espacios en desuso. Nos trae a nuestra mente esa inevitabilidad del tiempo una mezcla del Ubi Sunt o Tempus Fugit de Jorge Manrique. Podréis sacar vuestra vena poética o simplemente la gamberra como si fueseis unos grafiteros. Sólo una recomendación, no hay ninguna medida de seguridad con los hierros afilados o las caídas desde las alturas.

En un momento de aburrimiento podréis visitar la estación de tren o algún que otro parque con estatuas que hay en la ciudad. La mayoría de los visitantes acudirán a uno de los numerosos bares y restaurantes que componen el centro de la villa. Os encontraréis unas calles principales pensadas por y para el turismo. Agencias, pizzerías o pubs con un público objetivo claramente anglosajón.

Me bajo del tren

La mayoría de los turistas hará una escala corta tras haber hecho un tour en el Salar o con el objetivo de llegar a San Pedro de Atacama. Si alguien os vende la posibilidad de cruzar la frontera con Chile en tren posiblemente sea mentira. Ese trayecto no existe a nivel comercial así que tendréis que buscar alguna de las compañías que hace el trayecto en bus. Los horarios no suelen ser los mejores y las fronteras chilenas suelen ser desagradables donde hasta los turistas europeos son tratados como terroristas. Los horarios tienen que estar basados en las horas que la frontera está abierta y a poder ser cuando los guardias están de mejor humor. No os olvidéis de ir abrigados para este trayecto, la mayoría de los autobuses son bastante precarios.

Uyuni

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s