La gente de Iván: Gastro San Pedro

Stargazing

Una de las razones por las que cree la sección de Experiencias es un evento como este. No llega a ser la visita a una ciudad o un punto en el mapa de todas las guías turísticas, pero es algo que merece ser registrado en este blog algo que de por sí no tiene mucho mérito.

Alta exposición sobre un mar de estrellas

El hecho de ser un sitio tan árido les ofrece a los habitantes del desierto cielos despejados para poder apreciar un bello lecho de estrellas en el firmamento. Esto no es sólo válido para los supertelescopios de la NASA. El turista medio, por un módico precio, podrá acceder a uno de los variados tours de cazadores de estrellas. Ante la variedad está el gusto los precios serán todos alrededor de 20$ eso sí las experiencias no serán todas iguales. Desconfiad de aquellos que siempre salen a la misma hora o los que os aseguren siempre el tour. La meteorología y los ciclos lunares hacen que los mejores horarios para ver las estrellas varíen ligeramente.

Cuando la luna está en su máximo apogeo no es el mejor momento para ver estrellas. El término contaminación lumínica sólo puede ser aplicado a factores humanos, pero obviamente la mayor fuente de luz del planeta proviene del sol y la segunda de su reflejo en la luna. El sol es la principal razón de no ver estrellas. Sí, amigo, las estrellas también están ahí durante el día, aunque no las veas.

La vía láctea sin contaminación lumínica

Gastro San Pedro

Los druidas que sobrevivieron el cruce del Atlántico son escasos en el mal llamado nuevo continente. Si ese espíritu primigenio ha sido reencarnado en alguien podría ser en el anfitrión de este tour. Pedro (nombre ficticio), que podría tener otro nombre como la mayoría de los protagonistas de la sección «La gente de Iván», es un superviviente. Chileno emigrado y retornado con orígenes bolivianos. Ganándose la vida en Oceanía, Canadá y otros países. Con un pasado en hostelería se ha reinventado a sí mismo con un tour diferente.

Muchas de las agencias tienen oferta de grupos reducidos, nada que ver con este mini tour de 2 a 5 personas. Estamos en el Siglo XXI y no nos vamos a embarcar en una clase magistral de Astronomía. No os esperéis unas sesiones academicistas, esto es otra cosa. Los asistentes del Tour son gente como yo que viene recomendado o simplemente nos cruzamos con el organizador en el centro de la ciudad y nos lo ofrece. No esperéis una agencia sólo para él.

Saturno está lejos, pero aún así se aprecia en el telescopio

Pedro nos trasladará su punto de vista sobre la cosmovisión andina. Tampoco es una clase de historia sino una velada donde los cuentos sobre dioses que algunos vincularon de manera indeleble a piedras calientes a millones de años luz, se mezclan con ciencia para obtener una mezcla que hará las delicias de los amantes del aire libre y las leyendas.

El plato se cocina a fuego lento, id abrigados, el desierto es extremadamente frío cuando se pone el sol. La astronomía y el misticismo se van fundiendo según las estrellas se van desplazando por ese techo donde alguien las pintó. ¡Quieto todo el mundo! En realidad, somos nosotros los que estamos girando, y ellas no. Todo es cuestión de perspectiva.

Según la época del año y del ciclo lunar podremos hacer un tour basado en la luna o las estrellas. Algunas agencias simplemente cancelan el tour en Luna llena, sin embargo, nuestro único satélite es suficientemente bello para ser observado desde un telescopio.

Estas lentes “magníficas” nos acercarán cuerpos celestes a la palma de la mano, o al menos a la de la cámara de nuestros móviles pudiendo obtener fotos geniales para compartir con la familia incluso con baja exposición.

La experiencia no sería completa sin esa cena que nos ofrece nuestro anfitrión. De normal se hace en un tipi montada al efecto. En esta ocasión, debido al temporal que azota al desierto una vez cada muchos años por una confluencia casuística del Niño y la Niña (raro que me tocase), la tienda improvisada no estaba en condiciones para realizar la sobremesa así que el anfitrión nos invitó a su casa.

La cena de sushi de quinoa y otras delicias fue genial. Por supuesto dependes mucho del resto de los miembros del grupo ya que básicamente es una tertulia sobre la experiencia con las estrellas y el mundo en general. No tengáis miedo de acudir solos ya que de normal el público que acudirá a este tipo de eventos suele ser gente simpática.

Yo parto de la premisa que “una velada en la que todo el mundo está absolutamente de acuerdo es una velada perdida”, así que si tenéis la suerte de compartir con un entorno internacional seguro que tienen bonitas historias que contar.

Las lentes consiguen acercar lo lejano a nuestra vista

Datos prácticos

  • Tour personalizado 3-5 huéspedes (2 según la web)
  • Visión del cosmos de los pueblos andinos
  • Evolución de las estrellas
  • Telescopio
  • Astrofotografía
  • Bebida de bienvenida, vino chileno y excelentes aperitivos
  • Empieza a las 20:00 (este horario puede cambiar) un transporte privado te recoge en el hostal
  • $ 20.000 pesos chilenos pagados por adelantado para reservar
  • Sólo inglés (o español) nunca bilingüe
  • Retorno al hostal en transporte privado
  • Informar de restricciones alimenticias antes
  • IMPORTANTE: acudir con ropa abrigada
  • Nos darán mantas y té caliente mientras dure
Si tenéis suerte podréis ver efectos espectaculares

Un comentario sobre “La gente de Iván: Gastro San Pedro

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s