Diario de a bordo: San Pedro de Atacama

Guía útil para viajar a San Pedro de Atacama

Me he encontrado en la vida con gente que considera a San Pedro de Atacama como una trampa para turistas. No sé si la traducción de esa acepción inglesa de “tourist trap” es muy correcta en castellano. Entiendo su punto de vista, sin embargo, mi opinión es muy diferente.

San Pedro de Atacama es un pequeño pueblo en medio de la nada sin demasiado atractivo turístico, no obstante, es el centro de operaciones perfecto para visitar las maravillas naturales que tiene a su alrededor.

La ciudad importante más cercana es Calama. A pesar de no estar demasiado alejada de puntos de los interés, la mayor parte del turismo se concentra en la pequeña población de San Pedro. Así que el centro de la población está conformado por bares, pubs, hostales y agencias de viajes. Es un Benidorm desértico a más de 2500 msnm.

Esto de por sí es un claro contra. Estás en Chile y los únicos chilenos que vas a ver son los prestatarios de servicios locales o ni eso, la mano de obra barata es boliviana. A pesar de ello, recomiendo fervientemente este destino. La principal razón es que casi no vais a pasar tiempo en San Pedro y el tiempo de descanso en la ciudad será empleado para dormir, comer y buscar el siguiente destino, así que tener en 200 metros cuadrados todo lo que necesitamos y abierto hasta tarde será una gran ventaja.

Los planes son tan diversos que podríamos pasar dos semanas haciendo un día senderismo, otro día bici de montaña, otro subir a un volcán, otro una reserva de fauna, otro géiseres, otro un museo, … y así gastar todas nuestras vacaciones mientras cada tarde volvemos a disfrutar de los múltiples restaurantes de comida del mundo y bares con música en directo creados para y por los turistas, que es lo que somos.

¿Qué hacer?

Precios negociables en San Pedro de Atacama

Centro de San Pedro de Atacama

Alrededor de la Iglesia y la Plaza Principal se aglomeran todos los edificios de interés, es decir una calle. La mayoría de los edificios emblemáticos se han transformado en hostales. No reservéis tiempo en vuestra agenda para visitar la ciudad ya que en alguno de los viajes entre tour y tour la daréis por vista. Podríamos destacar la plaza, la iglesia y el ayuntamiento.

Sin embargo, hay varias rutas a pie, en bicicleta o a caballo que comienzan desde la ciudad misma. Los alrededores, aunque desérticos pueden tener su encanto si juegas con la luz y la temperatura lo permite. El resto de la ciudad es una acumulación de alojamientos turísticos con casas prefabricadas para población local en las afueras.

Chiu chiu

Si os da por visitar un pueblo.

Parada obligada de turistas que siguen el “camino del Inca”, es un oasis de sombra en medio del desierto. Habitado por comunidades atacameñas, su ritmo pausado es solo interrumpido por fiestas religiosas que, dependiendo del patrono, incluyen challa, harina o chicha de algarrobo.

Uno de los atractivos es probar las típicas preparaciones culinarias del norte del país. Podéis visitar la antiquísima Iglesia de San Francisco, construcción que data de 1.600. Es la más antigua en Chile y fue levantada con milenarias técnicas indígenas. Está hecha de adobe y madera de cactus.

Reserva Nacional de los Flamencos

Si os da por ver fauna y naturaleza.

La reserva es enorme y con siete sectores

  1. Salares de Tara y Aguas Calientes
  2. Salar de Pujsa
  3. Lagunas Miscanti y Miñiques
  4. Salar de Atacama (Soncor)
  5. Salar de Atacama (Quelana)
  6. Valle de Luna
  7. Tambillo

Salar de Tara

Si os da por planes al aire libre.

El Salar de Tara es un punto geográfico único enclavado en pleno altiplano andino, ubicado a unos 150 kilómetros al oeste de San Pedro de Atacama. El salar se encuentra a unos 4.300 msnm en la Reserva Nacional Los Flamencos, a pocos kilómetros de la triple intersección fronteriza que comparten Bolivia, Chile y Argentina.

Saca tus mejores fotos de la Catedral de Tara o Catedrales de Ceniza, una majestuosa barrera rocosa en medio del desierto que alguna vez fue parte de una gran caldera volcánica y que actúa como telón de fondo del Salar. Y si tienes suerte, encuéntrate cara a cara con la fauna altiplánica: vicuñas, zorros culpeos, gaviotas andinas, llamas, vicuñas, chorlos de la puna, patos jergón y flamencos, entre otros animales.

Disfruta de la inmensidad y silencio del altiplano y déjate llevar por las bellezas naturales del Salar de Tara en medio del Desierto de Atacama, un imperdible en tu viaje por el norte de Chile. Quizás, uno de los secretos mejor guardados de San Pedro de Atacama y sus alrededores.

Monjes de la Pacana (Salar de Aguas Calientes)

Si os da por buscar la mejor foto para instagram.

Los monjes de la Pacana, también conocidos como Centinelas de Tara o Moais de Tara por su parecido con las esculturas de Rapa Nui, son unas imponentes formaciones verticales de piedra que se encuentran en el Salar de Aguas Calientes, moldeadas durante millones de años por acción del viento.

Para llegar a este sector, parte de la Reserva Nacional los Flamencos, debes dirigirte hacia el paso Jama por la ruta ch-27 que lleva hacia Bolivia. Disfruta el camino hasta los Monjes de la Pacana, mientras el volcán Licancabur te despide al alcanzar los 4.500 msnm, donde las montañas de tonos rojizos y el humedal Quepiaco forman parte de un paisaje fascinante.

Encontrarás a vicuñas y flamencos paseando libres en un paisaje donde estos guardianes se erigen caprichosos en un recorrido donde podrás conectarte con el desierto en su estado más puro. Los Monjes de la Pacana se encuentran justo después del punto de acceso al Salar. Te sorprenderá su majestuosa presencia que observa el Salar de Aguas Calientes.

Termina tu recorrido en el Salar de Tara, un escenario natural que se encuentra a mayor altura que los Geiseres del Tatio. Visita también la Catedral de Tara, una imponente masa de formaciones rocosas en medio del desierto.

Los caminos no están señalizados y debes seguir la huella de los automóviles, lo que le otorga un sentido de aventura y misterio que va de la mano con la magia del Desierto de Atacama y los Monjes de la Pacana que cuidan de él.

Lagunas altiplánicas

Aguas de azul intenso y orillas blancas que reciben gran variedad de aves, las lagunas de Miscanti y Miñiques son un regalo de la naturaleza. Ubicadas al interior de la Reserva Nacional Los Flamencos, a más de 4 mil metros de altura, contrastan mágicamente con los cerros nevados que las rodean.

Lagunas altiplánicas a más de 4000 m en el desierto de Atacama

Mezcla de desierto, montañas y hielo, es el sitio ideal para la fotografía y observación de especies. Ya en el altiplano, intérnate aún más en su inmensidad hasta el salar de Aguas Clientes, donde encontrarás la desolada laguna Tuyaito de un color perla difícil de volver a encontrar.

Laguna Miscanti

El cerro Miscanti y el volcán Miñiques se elevan sobre el lago, que tiene una particular forma de corazón y aguas de azul profundo. La costa occidental de la laguna está a menos de 1 km de la división de las aguas de la cuenca del lago del salar de Atacama. La laguna también tiene una frontera común con la cuenca del salar de Talar.

Un flujo de lava de una erupción del Meñiques separa la laguna del mismo nombre de la de Miscanti.​ Se considera que fue precisamente a raíz de una erupción de este volcán que se formaron las dos lagunas. Ambas se encuentran en el circuito de rutas turísticas de San Pedro de Atacama y generalmente son visitadas en una excursión especial o en otra más grande que incluye asimismo la laguna de Chaxa del salar de Atacama y los pueblos de Socaire y Toconao.

Valle de la Luna

Si os da por un sencillo plan en bici.

A diferencia del Valle de Marte, el Valle de la Luna se encuentra dentro del parque en zona protegida. Ya hablamos de este encantador valle en una entrada anterior.

Muchas guías recomiendan ver el amanecer o el atardecer dentro del valle, pero hay que tener en cuenta los horarios de abertura del parque y las horas de luz y la distancia sobre todo si vamos en bici.

Las caprichosas formas rocosas son especialmente llamativas en este enclave natural. No obstante, toda la zona del altiplano y los salares tiene una belleza especial, simplemente aquí hay más y más juntas.

Valle de la Luna Chile
Valle de la Luna Chile

Valle de Marte

Si os da por una opción gratuita al atardecer.

Las extrañas formaciones rocosas y las dunas del Valle de la Luna, los cambiantes colores del Valle de Marte y de la Cordillera de la Sal son un atractivo que no puedes dejar de presenciar en el Desierto de Atacama. De noche, ambos lugares se transforman en el mejor escenario romántico para observar las estrellas.

Perro en duna Valle de la Luna Chile
Perro en duna Valle de la Luna Chile

Ubicados a pocos minutos de San Pedro de Atacama, puedes acceder a estos místicos parajes en bicicleta, recorrerlos en un trekking y disfrutar de sus dunas practicando sandboard. Visítalos e inmortaliza en tu memoria las sobrecogedoras sombras que regala el desierto.

Salar de Atacama

Escenario de múltiples sorpresas, la laguna de sal de tres mil kilómetros cuadrados es un espectáculo sin igual. Hogar de aves andinas y una gran reserva de litio, su gruesa costra forma cúmulos que crujen al atardecer, mientras las temperaturas descienden rápidamente.

Paisaje del Salar en el desierto de Atacama

El Salar de Atacama es uno de los máximos atractivos de la Reserva Nacional Los Flamencos. Maravíllate con el gran número de pájaros de largas extremidades que anidan y se alimentan en sus “ojos de agua”, como la laguna Chaxa. Abre bien los ojos, y descubre las diferencias entre los flamencos andinos, chileno y el de james.

Toconao

Si os da por visitar un poblado.

Apacible, de arquitectura colonial típica, pero llena de detalles que la hacen única, el poblado de Toconao invita al relajo. Caracterizado por sus construcciones de piedra volcánica, la iglesia que data de 1.744 y el campanario San Lucas son un reflejo de las bondades de este rústico material.

Recorre su plaza y compra un souvenir en los puestos cercanos a ella, donde los tejidos en lana de alpaca y miniatura del campanario en piedra te encantarán. Prueba sus ricas frutas, membrillos, higos, brevas y damascos de la quebrada de Jere, serán un deleite para tu paladar.

Ojos del Salar

Entre la Laguna Cejar y Tebinquiche hay dos lagunas de agua dulce que emergen del desierto. Tienen una forma circular y desde la altura y distancia podrían asemejar “dos ojos en el salar”. La mejor manera de llegar aquí es en coche, pero tened cuidado, unos turistas brasileños dejaron el auto sin el freno de mano y acabó en el fondo de la laguna.

Termas de Puritana

Si os da por relajaros en aguas termales.

Perderse en la inmensidad del altiplano chileno para encontrarse con aguas tibias y refrescantes que viajan desde lo alto de la Cordillera de Los Andes es una de las experiencias más atractivas de San Pedro de Atacama. Son las Termas de Puritama, unos pozones escalonados de aguas calientes sulfurosas y ricas en minerales que ayudan a relajarse en un entorno natural inigualable con cardones y cactus milenarios de grandes alturas.

Las Termas de Puritama están ubicadas a 30 kilómetros de San Pedro de Atacama, en el camino que une esta ciudad con los Géiser del Tatio, a más de 3.400 metros sobre el nivel del mar.

La temperatura del agua varía entre los 25º a 30ºC en cualquier época del año, y se caracterizan por sus propiedades curativas que ayudan al reumatismo y al estrés. Por muchos años las Termas de Puritama estuvieron reservadas sólo para los locales, pero hoy en día cuenta con una infraestructura básica con pasarelas de madera y camarines para todos los turistas.

Te invitamos a disfrutar de un atardecer inigualable en medio de un cañón cordillerano del Desierto de Atacama.

Museo del meteorito

Si os da por ir al museo.

¿No queremos coger transporte y queremos pasar una mañana o una tarde San Pedro? Este museo es una opción excelente. En el mapa parece que está a las afueras, pero en realidad son 300 metros de la plaza principal, es lo que tienen los pueblos.

Las instalaciones pueden parecer temporales y precarias. Sin embargo, la museología es bastante buena. No os esperéis nada espectacular rollo el meteorito negro que decora La Meca y es idolatrado por millones de personas cada año.

Museo del meteorito en San Pedro de Atacama

El fuerte de esta instalación es la pedagogía. Atacama tiene la misma proporción de meteoritos que cualquier otra parte del planeta, el hecho de ser tan árido sin precipitaciones y sin vegetación hace que los impactos sean más visibles y se hayan conservado en el tiempo, Así de simple.

El museo ofrece también excursiones para la búsqueda de meteoritos en el terreno. Este museo posee una de las mayores colecciones de Meteoritos del mundo, todos caídos en el desierto de Atacama, superando hoy las 6.000 piezas, de las cuales, las 77 más relevantes de esa vasta colección están en exhibición. Y es el resultado del entusiasmo de 2 hermanos, que por más de 30 años se han internado en el desierto de Atacama, en una búsqueda incansable de estos impactos siderales.

Hay opción de tour personalizado con guía o sino con audio-guía. Sinceramente no creo que sea necesario ya que dicen exactamente lo mismo que viene en los paneles informativos. El contenido en general es bastante interesante para los amantes de la ciencia. La historia del universo resumida en pequeños fragmentos estelares nos hará sentir pequeños al compararnos con la infinidad del universo.

Adultos $4.000 CLP, niños o estudiantes $3.000 CLP.

Géiser del Tatio

Si os da por ver una maravilla de la naturaleza.

Levántate de madrugada para disfrutar del espectáculo protagonizado por los cráteres de El Tatio apenas sale el sol. Ubicados a 4.200 metros de altura, sus fumarolas crean impactantes columnas blancas de vapor que logran su mayor esplendor entre las 06:00 y 07:00 am.

Aprovecha tu paseo matutino y observa cómo salen de sus escondites vizcachas, vicuñas, ñandúes y otras aves, que buscan su desayuno entre llaretas y cactus gigante. ¿Cansado? Termina el día en las sanadoras aguas termales que ofrece el destino.

Por cierto hay una zona preparada para el turismo donde se concentran la mayor parte de los turistas. El gobierno prepara protecciones para la seguridad de los visitantes y la conservación del entorno. Sin embargo, siendo aventureros podemos encontrar otros géiseres no protegidos, con el consiguiente peligro. Id a la aventura, pero vigilad vuestra seguridad.

Pucará de Quitor

Si os da por visitar un yacimiento arqueológico.

Lo primero que hay que saber es que Pucará es un nombre genérico para fortaleza. La influencia incaica en esta zona empieza a debilitarse hasta desaparecer según avancemos hacia el sur. Esta edificación en concreto es de una civilización anterior. Las fuertes lluvias causaron que no pudiese visitarla. Tiene una bonita vista desde la cima de los alrededores y de la ciudad de San Pedro de Atacama.

El pucará de Quitor es una construcción preincaica ubicado a 3 km al norte de San Pedro de Atacama, Provincia de El Loa (Región de Antofagasta) cuya data es del siglo XII. Está hecho en piedras que trepan un cerro a modo de fortaleza con un muro defensivo perimetral, actualmente es considerado un monumento nacional de la República de Chile.

Su localización está en un recodo de la quebrada por cuyo cauce fluyen las aguas del río San Pedro o río Grande y sobre un plano inclinado de fuerte pendiente, se encuentran las ruinas de Pukara de Quitor. Toma su nombre de la agrupación agraria prehispánica, el «Ayllu» de Quitor», cuyos campos de cultivo nacen al pie del Pucará Quitor, fortaleza erigida en el transcurso del siglo XII, como una respuesta a los designios expansionistas de los vecinos aimaras. En Quitor, todas las construcciones son de piedra, generalmente sin cantear y extraída del banco de liparita, sobre el cual está sentado.

Las viviendas y su pequeño silo adjunto, los recintos defensivos que se advierten en la periferia y adscritos al mismo muro defensivo, los recintos que almacenan granos y las atalayas cubren en número de 160 y en una superficie de 2,9 ha. Buena parte de la ladera descrita tiene desde su base contigua a los campos de cultivo hasta su punto culminante, una altura de 80 m.

Se paga entrada por entrar al complejo arqueológico. Esa entrada vale también para el paseo que llega hasta el mirador. En la puerta hay un cartel que recuerda que hay que pagar esta entrada, si queremos ser honrados tendremos que volver a la taquilla a pagar (si no lo hemos hecho ya)

Garganta del Diablo

Excelente oportunidad de pedalear por un profundo cañón desértico, con entretenidos desniveles y curvas. Te cobran entrada, 3000 pesos chilenos creo recordar. Si queremos hacerlo andando hay que tener cuidado con las distancias. También se puede ver gente a caballo.

Ver las estrellas (Stargazing)

Si os da por hacer un plan diferente.

En Kuala Lumpur coincidí con una hongkonesa que decía que lo que más le había impresionado de la ciudad era ver las estrellas. Las estrellas están ahí, lo estaban antes de que la humanidad existiera y lo estarán después de que se extinga. El hecho de que las podamos ver o no depende en gran medida de la contaminación lumínica y la meteorología.

Mar de estrellas
Vía láctea desde San Pedro de Atacama

El desierto de Atacama está considerado el más árido de la tierra, así que gozan de cielos despejados la mayor parte del año. Su elevación sobre el nivel del mar es una ventaja y la despoblación y precariedad del territorio ayuda a evitar la contaminación lumínica.

Todas las agencias ofrecen este tour. Las estrellas están ahí y todo el mundo puede verlas. Cómo te lo cuenten y lo agradable de la visita marcará el resto. Os conté mi experiencia en una entrada anterior.

Otras rutas cortas

Esta web os recoge todas las rutas cortas desde San Pedro de Atacama

  • Laguna Céjar
  • Laguna Tebinquinche
  • Mirador de Piedra del Coyote
  • Pukará de Quitor
  • Aldea de Tulor

¿Como Llegar?

Desde el Extranjero

Lo primero que hay que saber es que en Chile la mayoría de los vuelos nos obligarán a parar en Santiago y en Argentina pasaremos por Buenos Aires. Así que si conseguimos un vuelo a Norte de Argentina (Jujuy o Salta) o al sur de Bolivia estaremos en buena situación de llegar a San Pedro ahorrándonos una escala en Santiago que está casi a 2.000 km. Si buscamos vuelos desde por ejemplo Córdoba que no os extrañe que la combinación sea Córdoba – Buenos Aires – Santiago – Calama.

Bolivia

El trayecto más probable será desde Uyuni. La mayoría de los transportes salen de madrugada desde Uyuni con dirección Calama. Algunos continuarán el trayecto hasta San Pedro de Atacama. El precio es económico y los paisajes fantásticos, desérticos, pero muy bonitos. Depende de lo que se demore en la frontera el viaje no llegará nunca de media tarde.

Argentina

Desde Salta o Jujuy podremos llegar hasta San Pedro de Atacama. Si nos encontramos en esta zona hay que saber si preferimos ir hasta Tupiza (Bolivia) o San Pedro de Atacama (Chile). Siendo El Salar de Uyuni el mayor atractivo de la zona, sin embargo, hay multitud de zonas de interés algunas parecidas, pero otras muy diferentes. Elegid con sabiduría, os recomiendo informaros sobre vuestras opciones.

Desde Chile

Avión

San Pedro de Atacama se encuentra ubicado a 1.670 kilómetros al norte de Santiago, capital de Chile. Para llegar a San Pedro hay que ir a Calama, la ciudad más cercana, unida con San Pedro por una excelente carretera pavimentada con un hermoso paisaje desértico.

Es la vía más rápida para acceder a Calama y luego llegar a San Pedro de Atacama (98 km).

Desde Santiago existen 5 frecuencias diarias los días de semana y 3 frecuencias diarias los fines de semana a través de Lan Chile.

La tarifa más económica, ida y vuelta a Calama cuesta alrededor de $120.000 (US$ 200). Para acceder a esta tarifa el pasaje debe ser comprado con 4 a 7 días de anticipación y la estadía debe incluir un sábado.

Autobús

El viaje demora 20 horas desde Santiago. Existiendo un buen nivel de servicio y confort en buses con asientos semi-cama.

Se puede consultar el valor de los pasajes y horarios de salida en las siguientes líneas de buses que ofrecen el trayecto en buses semi-cama y estándar: Tur Bus, Pullman Bus, Géminis.

Automóvil

Para los que se aventuran a llegar en automóvil desde Santiago, se debe tomar la Ruta 5 – Panamericana Norte.

Se recomienda hacer el viaje en 2 tramos, parando en Caldera (870 km) o Bahía Inglesa y luego continuando al día siguiente directo a Calama (800 km más), donde podrá abastecerse de todo lo que necesite para llevar a San Pedro.

Desde la ciudad de Calama:

Hay varias empresas de transporte (Pullman Bus, Tur Bus, Géminis) que parten desde sus propios terminales en Calama. El valor del pasaje es de alrededor de $1.400 pesos chilenos (US$2,50).

Desde el aeropuerto de Calama hay minibuses (Servicio de traslado) cuyo valor es de $6.000 pesos chilenos (US$10) aproximadamente.

2 comentarios sobre “Diario de a bordo: San Pedro de Atacama

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s