The Humble Humboldt

«La corriente ya estaba allí, yo sólo medí su temperatura. No debería llevar mi nombre.»

Friedrich Wilhelm Heinrich Alexander Freiherr von Humboldt. Esta frase está escrita en el maravilloso Museo Larco de arte precolombino de Lima

Alguien con un nombre así no puede equivocarse. Alexander von Humbolt, vamos a acortar, es un tipo humilde. Le molestó en sobremanera que la corriente del Perú se bautizara con su nombre. Los pueblos ancestrales ya conocían la temperatura del agua, lo hacían por el método de meter el pie a ver si refresca, y ya sabían que eso aportaba gran cantidad de fauna marina, estaban allí para pescarla. He de decir que la mayoría de los habitantes actuales están de orgullosos de la labor que realizó en el terreno.

Nos hemos habituado a magnificar los descubrimientos de los personajes occidentales, minimizando la colaboración de los guías o descubridores locales en el mundo de los exploradores. Edmund Hillary coronó el Everest, Tenzing Norgay pasaba por allí, porque los porteadores son así. Suben con todo el peso como si fuesen mulas, y se quedan a cien metros lejos de la foto para recoger los restos de los occidentales no aclimatados. En realidad, Tenzing Norgay podría ser una excepción, pero dudo que supieses su nombre.

Dentro de esta serie de aventureros famosos que minimizan las labores de los locales, que muchas veces conocen el terreno mucho mejor que sus huéspedes Humboldt es un tipo raro. No sólo por su humildad (Humble = Humilde) sino por apreciar y amar de verdad sus objetos de estudio. Ser humilde tiene aún más mérito contando que Wikipedia dice:

«Es considerado el «padre de la geografía moderna universal». Fue un naturalista de una polivalencia extraordinaria, que no volvió a repetirse tras su desaparición. Sus viajes de exploración le llevaron desde Europa a América del Sur y del Norte hasta Asia Central. Se especializó en diversas áreas de la ciencia como la etnografía, la antropología, la física, la zoología —especialmente en ornitología—, la climatología, la oceanografía, la astronomía, la geografía, la geología, la mineralogía, la botánica, la vulcanología y el humanismo.»

Wikipedia

Para aquellos que no lo conocéis, este personaje que visitó América con un permiso del nefasto rey Carlos IV padre del inefable Fernando VII, es mundialmente reconocido como divulgador científico. La mención a los reyes no es gratuita es para situarlo en el tiempo. Su viaje se realizó en las colonias aún españolas de 1799 y 1804.

Si eso no es lo suficientemente épico vamos a decir que fue el primer hijo de papá que se lo pagó el mismo. Heredó una pequeña fortuna a la muerte de sus padres. Su padre les dejó a él y a su hermano, que llegó a ministro de Prusia, huérfanos muy jóvenes. Su madre les dio una educación exquisita que incluyó a los mejores tutores. De ellos aprendió o heredó el amor incondicional sobre la naturaleza.

Si queréis saber más salid a la calle y buscad la biblioteca de vuestro barrio. Después de esquivar a un algún cazador de Pokémon, herederos nostálgicos de los aventureros del siglo XVII, podréis pedir un libro de esos de papel dónde estará toda la información sobre este personaje tan importante, mucho mejor contada de lo que yo pueda hacer.

2 comentarios sobre “The Humble Humboldt

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s