Esta mierda vale oro: Reserva Nacional de Paracas

Desde tiempos clásicos los griegos usaban el poder fertilizador de los excrementos. En Éfeso, actual Turquía, los gerentes de las letrinas pagaban una cuota a modo de donación al templo, que iría directamente a la misma Atenea o a las autoridades locales a modo de impuesto. No quiero entrar en una discusión entre lo divino y lo humano, porque esta entrada no va de dioses, va de mierda. Estos establecimientos, que trabajaban no sólo por prestar un servicio a los dioses, sino que también querían hacerse ricos, conseguían sus ganancias con la subasta del compost producido a partir de los excrementos humanos. No seáis tan escrupulosos, algo harían para no transmitirse enfermedades y morir todos de disentería, porque quién más quién menos es descendiente de estos tipos así que es obvio que sobrevivieron.

Reserva Nacional de Paracas en el Oceáno Pacífico
Reserva Nacional de Paracas en el Oceáno Pacífico

Llegó la revolución industrial unida a la revolución agrícola con la rotación de cultivos. La explotación a gran escala de la tierra para alimentar a la creciente población de los países industrializados hizo que la fertilidad del suelo disminuyese creando malas cosechas, hambruna y muerte. Los científicos de la época encontraron en el guano una fuente de fertilizantes de gran calidad para recuperar el suelo agrícola sobreexplotado. De repente, islas de mierda, o al menos islotes dónde las aves habían depositado sus excrementos durante años se transformaban en un bien más preciado que el oro. Sí, amigos, esa mierda vale oro.

Una de estas producciones de mierda para fertilizante está en las Islas Ballestas en la Reserva Nacional de Paracas en Perú. Durante años la explotación de este recurso hizo que la burguesía peruana se transformase en una de las más ricas, que no influyente, del globo. Antes de que los chilenos destruyesen los barrios (pueblos) de Chorrillos y Barranco en Lima durante la Guerra del Pacífico, allí se localizaban gran parte de la jet set mundial. Sin embargo, puede que, avergonzados de sus orígenes, su cultura se basó en la copia e importación de los salones europeos y un poco en el estilo versallesco de Luis XV. Envidiar los usos y costumbres de la decadente Europa no era nuevo entonces y no lo es ahora.

La Reserva Nacional de Paracas en Perú tiene un rico ecosistema marino
La Reserva Nacional de Paracas en Perú tiene un rico ecosistema marino

Años después, se dio paso a los fertilizantes químicos de origen mineral. Las clases altas peruanas no aprovecharon esta fiebre del oro (de mierda) para transformar el país en una potencia económica, sino que su bienestar fue efímero y sólo llegó a una pequeña parte de la población. Hoy en día muchos pueden culpar de sus desgracias a colonizaciones pasadas o la coyuntura actual, sin embargo, la historia es un juez mucho más implacable.

Esclavitud

Desde la abolición total de la esclavitud por parte del presidente Ramón Castilla, Perú tuvo un déficit enorme de mano de obra. Ya hemos hablado en otras entradas sobre la esclavitud «¿qué es la esclavitud?».

Esclavo

adj. Dicho de una persona: Que carece de libertad por estar bajo el dominio de otra

Esclavitud

f. Sujeción excesiva por la cual se ve sometida una persona a otra, o a un trabajo u obligación.

De la noche a la mañana el presidente consiguió que gran parte de la población pasase de tener un trabajo esclavo a directamente no tener trabajo. Los terratenientes y empresarios, para poder seguir con sus explotaciones, importaron gran cantidad de mano de obra extranjera, en su mayoría china, con condiciones de trabajo muchas veces peores a las de los esclavos anteriores.

Muchos de estos nuevos esclavos o nuevos trabajadores, según la versión de cada cual, trabajaron en la explotación del guano. Esto no fue sólo importante para la economía del país, la huella indeleble de esta inmigración está en los platos populares como el Lomo Saltado o el arroz chaufa que nos recuerdan a la comida china. De hecho, los guías recomiendan acudir a restaurantes chinos en Perú para poder disfrutar de estos platos en su plenitud.

Cuando Lima en particular, y Perú en general, se transforma en la capital mundial de la gastronomía debido a su concepto de fusión, por ejemplo, entre la cocina peruana y la japonesa, no debemos olvidar que gran parte de la gastronomía peruana no tiene nada que ver con las recetas ancestrales de los pueblos amerindios originales. No os sorprendáis que lo más consumido sea arroz con pollo. Dos elementos totalmente importados y poscolombinos.

Reserva nacional de Paracas

Ya hablamos en su momento de la mal llamada corriente de Humboldt o al menos de su no-descubridor. Todos los que prestasteis atención en el colegio en las clases de Geografía sabéis que las corrientes frías cuando tocan tierra generan necesariamente desiertos. Lo podemos ver en las costas de Namibia o en otras latitudes, pero el caso que nos interesa está en el Pacífico.

Básicamente esta corriente es demasiado fría para generar precipitaciones en tierra generando terrenos muy áridos, pero sin embargo está llena de plancton que atrae a peces más grandes y después a pájaros que vienen a comer estos peces. Así que estos territorios, aunque tengan paisajes desérticos en tierra son muy ricos en vida marina. Las aves, han usado los islotes a modo de vivienda durante miles de años para descansar antes de sus incursiones de pesca.

Diferentes tipos de aves, pingüinos o lobos marinos conforman la fauna de las Islas Ballesta
Diferentes tipos de aves, pingüinos o lobos marinos conforman la fauna de las Islas Ballesta

A diferencia de los gatos, los pájaros no son demasiado curiosos con sus excrementos así que islotes de piedra, durante años, han ido acumulando excrementos animales haciendo capas y capas de guano. Esto es lo que se explotó hace más de cien años. Sin embargo, el guano se acabó y ahora los animales vuelven a vivir tranquilos (sólo se recoge un par de semanas al año).

Las islas Ballestas es un paraíso para observar fauna marina: pingüinos de Humboldt, aves marítimas, lobos marinos, delfines … Al tratarse de una reserva nacional natural tendremos que contratar una excursión para visitarlos en barca. No podremos ni visitar las islas ni introducirnos en sus gélidas aguas. Cerca de Lima existe un punto dónde por un módico precio podemos nadar con leones marinos. Están acostumbrados a los turistas y al parecer no matan a muchos, pero no es una actividad para todos los públicos.

La reserva de Paracas tiene la unión de la belleza del desierto con el mar. Si podéis visitarla con una moto o bicicleta la disfrutaréis más que en un autobús, eso sí, tenéis que prever que no hay nada así que cargad agua y víveres suficientes. Es una de las dos Áreas Naturales Protegidas (ANP que alberga ecosistemas marino-costeros.

Lobos marinos descansando sobre las Islas Ballestas
Lobos marinos descansando sobre las Islas Ballestas

El océano durante años ha ido erosionando estas costas generando bonitos acantilados por los que se puede pasear. No obstante, no es recomendable acudir a las terrazas para obtener una bonita foto. El océano ha ido erosionando los acantilados haciendo que sean muy inestables. Los guardias y las señales recuerdan que está prohibido, no seríamos el primer turista que cae debido al incumplimiento de las indicaciones. Se puede caer unos metros a una playa de arena o decenas de ellos sobre el mar o los riscos sobre los que mueren las horas. Si queréis tomar el riesgo de obtener la mejor foto para Instagram, hacedlo bajo vuestra propia responsabilidad.

Dentro de la Reserva Nacional de Paracas se encuentra El Candelabro, geoglifo ubicado al noreste de la bahía de Paracas, se puede admirar en su totalidad desde el mar por las Islas Ballestas.

El Candelabro en la Reserva Nacional de Paracas
El Candelabro en la Reserva Nacional de Paracas

El viajero también tiene la posibilidad de visitar La Catedral, una estructura rocosa producida en el tiempo por el mar y el viento tiene una forma cóncava parecida a la cúpula de las catedrales que tras el terremoto se vio afectada, pero que aún conserva una mágica e incomparable belleza.

No sólo de Pisco vive el hombre

No estamos lejos de Ica ni tampoco de Pisco si queréis visitar unas bodegas de ese preciado líquido elemento. Mi recomendación culinaria es de aprovechar la cercanía con el mar para comer Ceviche u otras especialidades locales basadas en pescado.

Datos útiles

El flamenco, gaviotín peruano, la dormilona colicorto, la lechuza de los arenales, entre otras, son aves que podrá observar el turista en la RNP desde los miradores autorizados. Las dunas de Paracas ofrecen la oportunidad de disfrutar de caminatas responsables en la arena y dar paseos a lo largo del circuito Turístico en buggies y sandbording. Pueden practicar deportes marinos como el buceo y kayak. Las playas recomendables para disfrutar del sol son: Mendieta, la Mina, Raspón, Yumaque y Lagunillas.

Ubicación:

a 250 km al sur de Lima, es accesible por la carretera Panamericana Sur. Se encuentra entre los distritos de Paracas y Salas.

Temperatura promedio:

Entre los 15,5 °C y 22 °C

Un comentario sobre “Esta mierda vale oro: Reserva Nacional de Paracas

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s