En el principio

En el principio Dios creó los cielos y la tierra. YO fui mucho más humilde, solamente di un paso. Cierto, un primer paso no es un paso cualquiera, pero, aunque sea el primero, no es más que un paso. Ese primer paso debía llevarme al mismo sitio, tras dar una vuelta al mundo, como Phileas Fogg, sí, YO también me sorprendí de que, en realidad, no se llamase Willy.

En el principio creó Dios los cielos y la tierra.

Génesis 1.1 (versión Reina-Valera, 1960)

Si el objetivo era dar la vuelta al mundo, fracasé, como muchas otras veces. Lo que me debe englobar en la categoría de fracasado, si tontos son los que hacen tonterías, fracasados son los que fracasan, eso lo sabría hasta el mismísimo Forrest Gump. Y el que no cumple sus objetivos fracasa, así que no intentaré usar subterfugios para disimular que el viaje fue un fracaso.

Dios creó los cielos y la tierra, y alguien, que posiblemente no fue dios, escribió la Biblia. Cierto, esas historias ya las contaban en la cultura mesopotámica, así que el mayor «best seller» de la historia no es más que un plagio. Si costaba ser original hace miles de años ¿queda algo nuevo que YO pueda contar?

Empecé con este blog como ejercicio, un lienzo para plasmar el viaje, pero sobre todo, para plasmar mi evolución. A aquellos que dicen que si das un giro de 360 grados te quedas mirando al mismo sitio les preguntaré ¿no has aprendido nada durante esa vuelta? Al igual que el barco de Teseo, nosotros evolucionamos, desde el exterior podemos parecer los mismos, sin embargo, cada experiencia, cada nueva relación, cada disgusto y cada alegría van moldeando nuestra personalidad como el agua crea cuevas o cañones. En esa inevitabilidad, hay sucesos traumáticos que dejan marcas indelebles en nuestra personalidad, y si me apuráis, hasta en nuestra alma.

Si mi YO del pasado, ese YO de la primera entrada que quería que fuese un viaje de antes y después me mirase ahora mismo, estaría decepcionado, no claro que no soy el mismo, pero después de experiencias tan profundas como salvar la vida de un bebé o estar tan cerca de la muerte, me miro a mí mismo, con mis ojos de hoy y no veo ese cambio radical que estaba buscando, esas respuestas que puede que no existan, esa epifanía no ha llegado y posiblemente no llegará. Como todo fracasado sabe, la manera más sencilla de fracasar es apuntar alto.

«Si quieres fracasar fácil, apunta alto»

De mi propia cosecha

Esto nos ha traído a la última entrada del blog, sí amigos, que nadie ponga cara de pena, ni diga que siga escribiendo, no tiene sentido. Esta herramienta dejó de ser útil, en un viaje de 180 días hay casi una entrada por día, y como ya sucedía en la Biblia, no os voy a contar nada nuevo. Como ejercicio me ha demostrado que lo de escribir el libro más que una quimera o un ejercicio de auto imposición, sería una pérdida de tiempo. Nuevo trabajo, nueva ciudad, nueva gente en mi vida y aún sigo dilucidando en qué debería gastar el tiempo e intento diferenciar lo urgente de lo importante. Lo mismo de ayer, lo mismo de siempre.

En esta despedida debo agradecer a aquellos que religiosamente leyeron todas las entradas. Me volví un poco como esos influencers que revisan sus redes sociales como si los likes de sus seguidores pudieran alimentar su estómago y no sólo su ego. Este pequeño legado pasará a formar parte de las páginas de la irrelevancia dentro del monstruoso algoritmo de Google que poco a poco se va transformando en ese monstruo metafórico de las novelas de Michael Ende llamado Nada.

YO, mi YO actual, pasará página, mirando al futuro con optimismo a pesar de vivir tiempos convulsos, porque siendo sinceros, soy una persona terriblemente afortunada por múltiples y determinados motivos que no pasaré a enumerar. Esa es la principal razón por la que un fracasado como yo no para de intentarlo una y otra vez.  Me convenzo a mí mismo que en una de esas vueltas que me llevan indefectiblemente delante de una pantalla de ordenador, mi YO de ese momento tendrá la convicción de que esa vez, es especial y que por una vez habré tenido éxito. Los éxitos no son más que eso, algo así como el primer paso, una anomalía dentro de la sucesión de pequeños o grandes fracasos que forman la vida. YO, como buen fracasado, intentaré disfrutar de aquellos fracasos dulces como cuando no viste la final de la Champions por estar haciendo el amor o como aquellos fracasos amrgos, como aquella vez que no te atreviste a decir: «te quiero». De todos ellos seguiré aprendiendo, despacio, pero siempre hacia delante.

Ahora que la palabra de moda es resiliencia, puedo decir, desde el más firme convencimiento, que alguien que es capaz de luchar durante diez horas contra la ira del mar con el único objetivo de salvar la vida de un desconocido, se puede enfrentar a retos mucho más mundanos como aceptar el fracaso, como aceptar que a nadie le interesa ese libro que nunca escribí o como para cerrar este blog en un último capítulo sin épica y sin fuegos de artificio. Son más sencillos los Hasta Luego que los Adiós así que volved cuando queráis, pero para mí, este viaje acaba aquí.

8 comentarios sobre “En el principio

  1. Ha sido un placer acompañarte en el camino, ese camino que nunca acaba y que nos va enseñando pequeñas y grandes cosas. Aunque dejes de escribir espero leerte de cuándo en cuándo por las redes y saber qué es de ti y también que nos volvamos a encontrar de nuevo ¡Hasta luego!

    Le gusta a 1 persona

  2. Ha sido un placer seguirte en este blog he leído todas tus entradas en esta última creo que eres muy duro contigo mismo, no creo que seas un fracasado ni que fracases continuamente lo que ocurre es que tienes éxitos parciales y eso hay que disfrútalos no es un fracaso l terminar un viaje salvando lo vida propia y la del niño, además dela madre y la hija que si no hubierais estado juntos no hubieras sobrevivido los cuatros fuisteis capaces de salir adelante

    Me gusta

      1. Vivamos juntos con éxitos y con fracasos y disfrutemos de ambos s por igual que los tiempos nos sean propicios y que podamos compartirlo. Entiendo que cierras una etapa larga de la vida y que empiezas otra con mucha fuerza y creo que ilusionado espero poder compartirla al meno en parte contigo FELIZ VIAJE DE DESPUÉS

        Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s