Una cárcel de 3 millones de kilómetros cuadrados

¡Ningún ser humano es ilegal!

¡Urdangarín, libertad! ¡Urdangarín, etxera! ¡Jaume Matas a su palacete! ¡Stop políticos y delincuentes presos!

Me solidarizo con mis hermanos presos. Yo, como estos individuos de los que usted me habla, he sido privado de libertad cierto es que yo a diferencia de ellos sí que soy inocente.

Mi prisión era más grande que la suite del Duque. Mi prisión era un país de tres millones de kilómetros cuadrados. El 99.99 por ciento de la población mundial nunca viajará por tanto terreno sin embargo yo: Me sentía preso.

Al ser privado del pasaporte obviamente no pude salir del país pero eso no es todo.

A.C.A.B.

  • La policía que me hizo la denuncia me dijo que con ella podía viajar.
  • Los carabineros de la estación me enviaron a Buenos Aires porque no podía estar indocumentado son sólo 1600km.
  • En el vice consulado me enviaban a pedir una copia o salvoconducto a Bahía Blanca
  • En la comisaría central me enviaron a migraciones
  • En migraciones obtuve un documento visado que me ayudó a salir del país
  • En la compañía de autobuses me dijeron que sólo podía viajar diez días con la denuncia.
  • En Fly Bondy me dijeron que sólo podía viajar con pasaporte.
  • En Aerolíneas Argentinas me dijeron que dentro de Argentina con mi DNI era suficiente.
  • Al venderme el billete de bus me dijeron que tenía que renovar la denuncia.
  • La policía turística me dijo que no existía nada como «renovar la denuncia»
  • Un alto mando me dijo que con un documento de «extravío de documentación» debería ser suficiente.
  • Volví a por el documento y no sabían de qué les hablaba. Creo que tuvieron que molestar al alto cargo en su cena para que me lo hicieran.
  • Volví a la policía turística de otra ciudad y me dijeron ‘puede que te pidan el pasaporte si quieres salir del país’ yo les contesté que era bastante probable.
  • En el consulado me ofrecieron o bien un salvoconducto para viajar una sola vez a España o bien solicitar el pasaporte a Madrid y esperar de 2 a 3 semanas. Ahí empezó mi condena.

Después de esta introducción os preguntaréis ¿Por qué se queja tanto? Él se impuso una penitencia de tres semanas y además Argentina es enorme. Aquí mi reflexión.

Es habitual escuchar comentario sobre lo bien que se vive en prisión. Pensión completa, habitación limpia, estudios pagados,… Cuando comento con los israelíes que me cruzo en el camino que qué pasa con los palestinos presos sin juicio, ellos me dicen «estudian en prisión». Cierto, las prisiones israelíes tienen mejores condiciones que los habitantes de una bloqueada Gaza. A Farruquito le enviaron a una prisión con piscina climatizada. En Noruega tienen prisiones sin cerradura. El vulgo clama al cielo y desde Instituciones Penitenciarias contestan: «el castigo es la privación de libertad no las condiciones en las que se cumple la pena». De hecho una condena muy común es la pérdida del sufragio pasivo. Algunas elecciones que les cuesta llegar al 50 por ciento de participación pero en el momento que no puedes hacerlo surge en deseo y de ahí la pena.

Aquí empieza mi reflexión. Estar indocumentado es una mierda. Lo es pero en los últimos diez años no he usado mi pasaporte más de media docena de veces: México, Malasia, Rusia, Mongolia, China y Marruecos. Digamos que el robo sucedió en el único momento que he necesitado el pasaporte.

Me he podido mover por Argentina con relativa facilidad pero no sin miedo. El hecho de que nadie supiera cuáles eran los requisitos para moverme me hacía sentir un agente extraño indocumentado. Ya me habían pedido la documentación en El Calafate pero allí aún la tenía.

De El Dorado a Salta pasamos decenas de controles y nos pararon en cinco en uno de ellos el carabiniero se dirigió a mí:

– ¿De dónde es usted?

– Español

– Pasaporte

Yo en vez del pasaporte del que carezco le entrego la mejor de mis sonrisas y mi DNI. Me contesta:

– Sabía que eras español te pareces a Piqué.

– No, hombre, a Piqué se parece mi hermano.

La situación se salvó bien. Ni siquiera me puse nervioso. A otro hombre que iba indocumentado le dijeron que le iban a bajar esposado, no lo hicieron. Sólo querían establecer su autoridad, como los perros.

La policía tiene mala fama pero la Argentina más. Así que el hecho de que te puedan agarrar por algún sitio complica todo. En España ya me había pasado cuando hacían redadas de inmigrantes yo siempre decía que era de Burgos y me funcionaba salvo una vez que casi pierdo el AVE porque un policía se demoró en ‘comprobar mis datos’. Además el muy cabrón me envió a la estación incorrecta. Llegué al tren con 90 segundos de margen y la chica me dijo: ‘casi fotofinish’.

Me las estoy dando de Bonny & Clyde y no es el caso. No me quiero comparar con los inmigrantes que cruzan el falso muro de Trump y son tiroteados en Arizona o aquel que se ha jugado la vida en el desierto y el mar para acabar en Lampedusa.

En cualquier caso en cuanto recuperé el pasaporte mi primer deseo fue abandonar el país cuanto antes. ¿Había estado preso? Desde luego que no pero había sentido en mis carnes lo que es la privación de libertad y no me gustó.

Una vez en el bus que me llevaba a Santiago de Chile reflexioné sobre el asunto. Las cárceles son necesarias para la sociedad al igual que los documentos. El hombre es un lobo para el hombre. Las cárceles deberían ser centros de reinserción pero en la mayoría de los casos no lo son.

Si queréis saber más sobre el tema el diseño y finalidad de las cárceles modelo es muy interesante.

Bonus track

Tras unos días en Bariloche con la esperanza de recuperar al menos la documentación nos dirigimos a Mendoza. Dicen que la esperanza es lo último que se pierde, pero se pierde.

Allí, en el consulado, me ofrecieron dos posibilidades.

  1. Salvoconducto de un solo uso a España
  2. Un pasaporte femoral sin chip que no puede pasar fronteras
  3. Esperar a un documento completo desde Madrid

Elegí la tercera opción como si eso fuese una victoria sobre los cacos. Es un pensamiento tan ingenuo como infantil. La empatía del ladrón es nula no roban para hacerme daño a mí. Nunca fue nada personal.

Como todo perro flaco atrae a las pulgas en el consulado me dijeron que el texto de la denuncia no era claro y que no podían reclamar el pasaporte como robado sino como extraviado.

Esa tercera opción me daba de dos a tres semanas en Argentina. Me dieron un Link para seguir la evolución de la petición, un teléfono y un mail.

En el teléfono nunca respondieron. En el mail, cuando me respondieron, me indicaron que el seguimiento se hacía vía Link. En el Link a día de hoy este es el estado.

Como la fecha de tres semanas se acercaba sin noticias. Emer se dirigió a Atacama y yo hice más de mil kilómetros y 24 horas de bus para cancelar la distancia entre Salta y Mendoza.

Iba con pocas esperanzas, ya que, en el Link está el seguimiento y claramente indicaba que no había llegado.

Cuando llegué a la puerta, el conserje se extrañó. ‘Tres semanas esperando’. Miró al asistente y preguntó:

-¿Cuándo llegó la valija diplomática?

-La semana pasada

-¿Alguien lo anotó? Coja número y pase

Estuve disfrutando de la sala de espera con su video en bucle de lugares de España, Pontevedra. Siempre el mismo video durante las horas de espera las tres veces que tuve que acudir al consulado. Es una sala de espera con prohibición de uso de móviles así que tenía mi libro. Hombre preparado vale más que tentar a la suerte. Las tres veces el mismo video en bucle creo que lo hacen para que la gente no acuda.

Al final me atendieron. El pasaporte estaba allí esperándome, no me pidieron disculpas. No fueron amables conmigo. Aún no han actualizado la web. Me daba igual me habían devuelto una libertad que era sólo mental pero necesaria.

Se podría escribir un capítulo entero sobre los consulados y sus usos. Ya lo hice en las crónicas belgas. Una posible explicación de que no estuviese actualizado es que en Mendoza era la fiesta de la Vendimia. Es la fiesta más grande de la ciudad y puede que el personal se viese afectado. En cualquier caso la falta de interés de unos privilegiados que trabajan en los servicios del Ministerio de Exteriores es preocupante.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s