Una serie de catastróficas desdichas 3: WORDPRESS

Este es mi tercer blog. Cuando empecé con las Crónicas Belgas las respuestas iban orientadas a que creara un blog. No vi sensato hablar de cosas tan personales y publicarlas en internet, así que creé el blog para agradar a mis escasos seguidores y para mi mismo pero con un objetivo totalmente distinto. Ese fue mi primer blog.

El segundo lo creé cuando hice el Camino de Santiago con mis padres. La idea en realidad era bastante simple. Vives en el extranjero, no pasas el tiempo suficiente con tu familia,… Busqué un modo de pasar tiempo de calidad con los progenitores que me han dado todo.

Los engañé para coger la bici y hacer un viaje juntos para el recuerdo mientras están bien de cabeza y cuerpo. La idea de plasmarlo en un blog y conservar los recuerdos venía casi con el paquete. Aquí me di cuenta que subestimé el esfuerzo que cuesta mantener un blog de estas características.

Desde el confín sur del continente

Con la lección aprendida llegué a mi tercer blog. Éste mismo, para hablar de mi viaje. Sabía que centrar todo en el blog iba a ser un error porque me acabaría consumiendo. Al mismo tiempo quería darle importancia por varias razones.

  • 1.- El hecho de escribir sobre la vida hace que se afronte de otra manera. Cuando leéis la sección La gente de Iván sólo aparecen una pequeña parte de aquellos con los que me he cruzado. Solo puedo escribir sobre unos pocos pero cada vez que me cruzo con alguien me gusta pensar «¿qué me puede aportar?».
  • 2.- Tener un recuerdo de una experiencia que creía que iba a ser única pero ahora tiene visos de repetirse.
  • 3.- Obligarme a pensar más allá de visitar una ciudad y pasar la tarde viendo Netflix en el hostal. Si puedo reproducir las entradas después de tanto tiempo es porque han estado en mi cabeza dando vueltas. Intento aprovechar a nivel personal la experiencia al máximo.

¿Qué tiene que ver esto con WordPress?

El primer blog era en blogger (por eso de los pagos de google ads), el segundo en una plataforma sin definir (que resulta ser WordPress). Visto que rico no me iba a hacer con la publicidad y tras una pequeña investigación en Internet (que básicamente fue escribir en Google “Las mejores opciones para blogs personales”) decidí dar una oportunidad WordPress.

Hay veces que las condiciones cambian

No había tenido ningún problema con los otros blogs. También, en descargo de WORDPRESS, diré que los anteriores jugaban con ventaja. Se escribían desde un sobremesa conectado a internet, sin prisa, sin casi multimedia y sin ningún tipo de presión.

Así que me enfrenté al más difícil todavía sin haber probado demasiado. Es como empezar a hacer trapecismo sin red y hacer un triple mortal delante del público. Escribir desde el desierto, con un teléfono móvil, con escasa o nula cobertura y en una plataforma que no había probado. Aquí empiezan las catastróficas desdichas.

La aplicación móvil de esta plataforma aseguraba que podías generar las entradas offline. Esa fue la principal razón para elegir WordPress. Yo voy en mi bus de 26 horas escribiendo lo que me pasó el día de ayer, voy subiendo las fotos y como por arte de magia, cuando llego al hostal y me conecto, van apareciendo entradas; como si fuese un libro de Ana Rosa escrito por un negro.

¡Qué bonito es pensar en positivo!

La realidad fue que la red móvil argentina no podía soportar las imágenes de alta resolución del Pocophone. Subir imágenes por 3G – 4G o los módems de 8bits con los que se manejan en el país fue un problema. Las imágenes se quedaban a media carga muchas veces y la entrada daba fallo. GENERANDO FRUSTRACIÓN. Aún hay entradas en borradores que escribía desde una autobús e imágenes a medio subir.

Somos parte del rebaño

Como solución decidí escribir el texto de las entradas y después, con conexión decente, intentar subir las imágenes, ya que, al fin y al cabo, la mayoría de las visitas son de uno o dos minutos para ojear por encima y ver las imágenes.

Esto generó un problema añadido. Después de varios días y acumular entradas, también se acumulaban las fotos. El buscador de la aplicación no es igual que la galería del móvil. Por lo que había que navegar a través de las 8000 fotos y 60GB que generé durante el viaje para encontrar la imagen deseada. GENERANDO FRUSTRACIÓN.

La idea de ingeniero fue buscar las imágenes de la galería de móvil con el software de Xiaomi y hacer una copia en una carpeta SWAP. Esto hace que el explorador de la aplicación WordPress encontrase las imágenes en la carpeta de ‘Recientes’. La solución funciona bien si eres capaz de seleccionar las imágenes a priori y después generar la entrada de una sola vez. Deja de funcionar en el momento que la entrada se queda en borradores y la carpeta de imágenes va creciendo.

Una vez de vuelta a España a la “civilización”, pensé que esos problemas del “¿tercer mundo?” se solucionarían. La verdad que la velocidad de escribir en un portátil hace que sea todo mucho más fácil aunque no tengo nada que reprochar a la combinación de mi difunto Pocophone y el difunto teclado predictivo Dragon Swype de Nuance.

Nada que ver pero que sepáis que «Los chicos son mejor que las flores»

Si escribiera desde un sobremesa conectado a una red de fibra de verdad, de las que anuncian y no de las que instalan, los problemas habrían desaparecido o se hubieran minimizado. Desde el pueblo he escrito conectando a la red 4G de mi teléfono móvil o de alguno de mi familia, abriendo un punto Hotspot y conectando el ordenador.

Ahí descubrí que si hay un corte de conexión la aplicación web de WordPress pierde la opción del Guardado Automático y de Publicar. Tendrás el último borrador salvado que puede ser el inicial. Un refrescar página te puede llevar a una entrada donde sólo esté escrito “BORRADOR”. GENERANDO FRUSTRACIÓN.

Esto se puede solucionar usando un procesador de textos y después copiar la entrada y añadir las imágenes. El problema viene que las opciones del procesador están muy por encima de las de la aplicación WordPress. Así que un copy paste requerirá después de un gran postprocesado y más aún con el nuevo sistema de bloques. GENERANDO FRUSTRACIÓN.

Si una vez que estás en casa el sistema de fibra de Jazztel provoca cortes intermitentes y eso hace que pierdas horas de trabajo, porque la aplicación de WordPress está diseñada por monos, hace que se GENERE FRUSTRACIÓN.

En cualquier caso quiero pensar que he aprendido cosas durante mi viaje y durante mi vida en general.

Lecciones aprendidas

  • La vida no es más que un viaje. Mira esto como una aventura épica y que los problemas son rompecabezas a los que hay que buscar una solución. Como si fueras Frodo en el Señor de los Anillos. Si las cosas son fáciles no son tan sencillas de apreciar, así que hay que agradecer las catastróficas desdichas porque ellas aportan valor a nuestras metas. Sino Gandalf hubiera viajado en águila y hubiera destruido el anillo en el primer capítulo y nos habríamos perdido una trilogía.
  • El conocimiento e internet van más allá de la primera página de resultados de Google. Nos hemos malacostumbrado de tal forma, que escribimos en un algoritmo que funciona bajo el paraguas del pago por publicidad y queremos obtener la respuesta correcta en la primera página de resultados, sin ni siquiera invertir tiempo en entrar a la página y leer el contenido. Hay veces que lo barato sale caro. Si nos quedamos con el primer trabajo que nos llama desde LinkedIn, la primera chica que nos entra en una discoteca o las zapatillas de oferta del Decathlon… no siempre saldrán bien. Hay que esforzarse para llegar a una solución óptima y puede que tras una pequeña investigación y un proceso empírico de prueba y error podamos asegurar que esas zapatillas del Decathlon son las mejores.
  • Los consejos de otros, aunque para ellos sean sinceros, puede que no funcionen para ti. Esto se puede emplear tanto en los viajes como en cualquier consejo que saquemos de la red. Algunos están patrocinados, otros son copy -paste y no vienen de experiencias de primera mano y otros simplemente no se nos ajustan a nosotros bien sea por circunstancias o por características.
  • Si algo funciona continúa usándolo. Probar esta bien pero hay que recordar que si algo funciona hay que darle el valor. Esto va para los blogs, para tu móvil, para tu novia y hasta para tu trabajo. Los cambios no siempre van a mejor pero si queremos asumir el riesgo y nos dejamos una puerta abierta para poder volver atrás arriesgar puede traer beneficios. Usa siempre una red de seguridad. “Póntelo Pónselo”
  • El que guarda haya. No confíes en el guardado automático gestiona tus copias de seguridad de manera eficiente y así podrás evitar de alguna manera la frustración.
  • Generar resiliencia y esquivar la frustración. Todos los problemas tienen solución. Los problemas sin solución no son más que parte de otros problemas y no se puede luchar contra ellos sino simplemente aceptarlos.

Siempre hay luz al final del túnel

Esto es todo. Ayer tras mucha frustración y pensar en llorar, decidí publicar el primer borrador de la entrada “La revolución empieza en la cabeza” para tener una entrada al día. Hoy tendría que haber escrito sobre Salkantay pero os merecéis un aviso a navegantes. Mañana más.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s