Gol en el Campo

Fútbol de altura

La fase de clasificación para los mundiales en el grupo sudamericano siempre genera controversia. Primero porque los grandes favoritos siempre se clasifican, en segundo y menor plano por los partidos en Bolivia. Tras imágenes de la selección argentina dirigida por Maradona haciendo el ridículo, Messi vomitando y otra serie de estrellas mundiales que parecen más bien juveniles en pretemporada, la FIFA tomó cartas en el asunto y decidió prohibir partidos internacionales a más de 2500 metros.

Afición de The Strongest

No era nuevo. Esta polémica viene de lejos. Cualquiera que llegue del nivel del mar y aterrice en altura notará de manera inmediata el soroche. Dar un paseo del hotel al centro puede ser una tortura. Si eres de las personas que se adaptan mal, además podrás tener mareos, dolor de cabeza y otra serie de síntomas poco aptos para la práctica del deporte de manera profesional y en general de cualquier ejercicio físico.

Durante muchos años esto no tuvo demasiada importancia porque los equipos que tenían campos en altura, principalmente Ecuador y Bolivia, no tenían un nivel suficiente para ser un rival serio. El fútbol se democratizó, el nivel de exigencia física también y con ello la ventaja en altura empezó a ser determinante. Bolivia gana, o al menos no pierde, casi nunca en su sede “talismán” de La Paz mientras que acumula malos resultados jugando de visitante.

La relación causa efecto es aplastante a pesar de los estudios ad-hoc realizados por el gobierno boliviano que dicen que los deportistas de élite no sufrirán efectos adversos en esfuerzos menores de dos horas. Me parece que el resultado de ese estudio estaba como mínimo dirigido a decir: «por un partido de fútbol no se van a morir». Sin embargo, es el único país que se ha tomado estos estudios en serio como ya vimos en una entrada anterior.

Ya sea porque Joseph Blatter realmente crea en la universalidad del fútbol o porque se llevó una mordida y realmente se la sude el fútbol sudamericano, los vetos sobre las sedes a más de 2500 msnm siempre han sido efímeros; dando una gran ventaja a los equipos que están aclimatados y haciendo que los equipos visitantes, con una mayoría de jugadores provenientes de Europa, tengan que optar por tácticas defensivas. Al fin y al cabo, las fases de clasificación son largas.

Se podrían combatir los síntomas con cámaras hiperbáricas pero en algunos países como Italia se consideran dopping. Hay que pensar que cualquiera que entrene en altura tiene una ventaja sobre aquellos que no lo hacen.

Paz en La Paz

En Buenos Aires estaban de pretemporada así que no llegué a ir a un partido en la Bombonera o el Monumental. Visto que era barato, sencillo y seguro decidí ver el fútbol en ese mítico estadio Hernando Siles a casi 3600 metros de altura cuando visitaba La Paz.

El partido no podría ser otro que The Strongest, un nombre perfecto para un equipo de liga de barrio formado por chavales con poco conocimiento de la lengua de Shakespeare, pero que aquí lo usan en la liga profesional.

El estadio estaba muy vacío más aún en la parte del equipo visitante

El partido fue bastante malo y los equipos están muy lejos de los mejores clubs europeos y posiblemente de los mejores de grupo segundo de tercera división. El estadio, el de mayor capacidad del país, estaba medio vacío. Al parecer había algún tipo de problema entre afición y club, sin embargo, se supone que los fanáticos de The Strongest son de los más bulliciosos del país.

Me gustaría resaltar la tranquilidad y la seguridad en el campo. Me encantó el respeto que se mostró hacia el rival sin duda fruto de alguna campaña orgánica ya que desde la tribuna si alguien insultaba otros le mandaban callar.

Me gustaría volver a resaltar esta anécdota:

«Y Toro (jugador local) acaba cansado después de los partidos – pregunta el hijo-.»

-» Toro, es futbolista, que es una profesión, pero hay otras profesiones que requieren mucho más esfuerzo. Cansado acaba un camionero, un minero, Toro sólo juega al fútbol – le respondió el padre-.»

Me pareció una lección valiosa para un niño. Me fui del estadio con la sensación de que la educación y la seguridad eran mayores a muchos de los campos de Europa.

Una de cal otra de arena

Una vez estuve con un gallego que había pasado por Burgos en agosto de aquel caluroso verano del 2006. Me dijo:

¿Eres de Burgos? Allí hace mucho calor.

Es curioso porque de normal en Burgos la gente se queja del frío no del calor. Dentro del proceso científico-técnico o filosófico de la inducción se va de lo particular a lo general, si la muestra es pequeña puede llevar a error como en el caso del gallego.

Estadio en Potosí

Unas semanas después, debido a los procesos cuánticos de la mala suerte que parecía sobrevolaba el viaje, acabé de manera sorpresiva en el estadio del Nacional de Potosí viendo otra vez al The Strongest. El partido volvió a ser malo, pero al menos pude apreciar la diferencia del bote de balón. La física no perdona, aunque seas un zoquete y no la entiendas, a menos presión atmosférica menos rozamiento con el balón así que bota como una pelota de playa y los golpeos son muy diferentes. Se nota del nivel del mar a La Paz, pero también de la capital administrativa a Potosí.

Ese podría haber sido mi proceso inductivo, pero estábamos hablando de educación. Si había dicho a mis contactos que el fútbol en Latinoamérica gozaba de mala fama inmerecida por mi experiencia en La Paz, Potosí me bajó a la realidad. Los dos partidos los vi en tribuna, pero el público era bien diferente. Se podría clasificar al público por etnia, poder adquisitivo o simplemente porque aquí no se había hecho campaña de respeto. Lo cierto es que los 90 minutos del partido fue una sucesión de insultos, despropósitos, faltas de respeto y demás excesos verbales.

Cuando el presidente del Autocid nos venía a decir que “se puede animar sin insultar”, Omar le contestaba que se pasaba toda la semana aguantando al jefe en la oficina y a la mujer en casa; lo mínimo que podía hacer en el estadio era desfogarse.

Os podéis quedar con la teoría que queráis esta entrada parecía que iba de fútbol, pero en realidad es de percepción y respeto ¿o no os habíais dado cuenta?

¿Os ha gustado? Me la suda me podéis comer los hu… huy perdón que me pongo a hablar de fútbol y se me va.

6 comentarios sobre “Gol en el Campo

    1. No quería ofender a nadie y pido disculpas si alguien se ha sentido ofendido. Sin embargo, tu comentario sirve de explicación al resto de la entrada. Una persona que consideras perfectamente normal, como podría ser el resto del tono de este blog, se convierte en un energúmeno cuando acude a recintos deportivos o su equipo favorito sale en la tele.

      Me gustaría hacer una reflexión profunda pero es sólo una respuesta a un comentario lo podemos resumir que los niños hacen lo que han visto. Si hubiera más aficionados como con los que compartí la grada en La Paz el ambiente general sería muy diferente.

      Editaría la entrada, pero creo que tiene su labor educativa estando como está.

      Me gusta

      1. Tu último comentario me ha parecido idóneo para finalizar esta entrada. Representa la mitad de lo q es el fútbol en este país.
        La ironía se entiende perfectamente y ojalá todos los aficionados al fútbol se parasen a reflexionar como tú lo has hecho.
        Gracias

        Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s