La gente de Iván: la vicecónsul

Introducción

¿Cómo definirías a alguien que mientras un barco se hunde busca su mochila para recoger el pasaporte y metérselo en los huevos? No cogí las gafas de sol de milagro. Alguno dirá que es sangre fría, pero creo que un psicólogo tendría algún término médico más apropiado y que suena más a una patología que a un piropo. Por seguridad suelo llevar siempre mi móvil y cartera bien pegadas a mí. También la documentación, aunque el incidente de Bariloche dejó claro que las precauciones siempre son pocas. Allí fue donde aprendí que era un vicecónsul honorario, si bien no nos ayudó, no se puede negar que la mujer no tuviese buena voluntad. No tuve tanta suerte en el Consulado de Mendoza.

¿Qué es un vicecónsul?

No es del todo fácil de entender, os dejo la definición del BOE al final del artículo para sacaros (o confirmaros) vuestras dudas.

Como definición poco exacta, digamos que en aquellas ciudades dónde no exista ni embajada ni consulado, el cónsul que tenga asignada esa zona podrá proponer un vicecónsul honorario que deberá ser aprobado por el ministerio de exteriores.

Es un trabajo altruista por lo que quién lo ejerce no sólo es una persona respetable sino que además debe tener sus propios medios económicos. Muchas veces la sede y los salarios de asistentes también corren por su cuenta.

Los viceconsulados ofrecen servicios del ministerio de exteriores, pero en la mayor parte de los casos sólo de intermediación, ya que son las Embajadas y los Consulados quiénes realmente pueden hacer los trámites como pedir la nacionalidad o emitir un pasaporte. Lo de los pasaportes es curioso porque al final todos se hacen desde Madrid y tienen que ir y volver de cualquier parte del mundo.

María Amparo García Rodríguez

En el hospital

Gracias a la mediación de Sandra, la vicecónsul de Buenaventura nos acudió a ver al hospital. No es que fuera inmediato, de hecho, un miembro de las fuerzas armadas acudió a recogerla de motu proprio. El mismo militar con una hija en Burgos (¡Qué casualidad!) que se ofreció a dar la noticia a mis padres. Yo me imaginaba a una colombiana yendo a casa de mis padres a decir: «Mi padre es militar en Colombia. Su hijo “de momento” está bien. Ya recibirán noticias suyas» y decline tan amable oferta, prefería darles la noticia una vez que estuviera en casa y me pudieran ver de una pieza. Nunca se sabe cuál es la decisión acertada.

La conversación inicial con la vicecónsul he de reconocer que no fue agradable. Debió de ser algo así:

«No os voy a preguntar qué es lo que hacíais en ese barco. Tengo sobrinos de vuestra edad y ellos también hacen estupideces. Como española que soy os contribuiré para que podáis comprar una muda, pero desde Bogotá nos han dicho que no hay dinero para nada.»

El vasco se quedó sorprendido, yo no me esperaba que me pusieran un chófer y un avión a Madrid, pero al menos, debido a la situación, sí que hubiese deseado un poco de empatía. Sobre todo, porque el vasco había metido el pasaporte en la riñonera, pero tras 10 horas luchando por sobrevivir en el océano se abrió y pasó a alimentar a los peces y necesitaba recuperarlo para poder viajar.

Lemas vacíos en la administración colombiana
Lemas vacíos en la administración colombiana

Al rato volvió. Alguien le había contado la historia del bebé. Como consejo os diré que si queréis que alguien os ayude con unos trámites, sobrevivir a un naufragio no es suficiente, así que salvad la vida a un niño o el Guernica de ser quemado por las tropas nacionales. Esto tampoco os garantiza que os vayan a tratar bien en unas oficinas públicas, pero crea cierta predisposición. Así que conmovida por la historia de Caleb se ofreció a ayudarnos con los trámites en la policía.

All Cats Are Beautiful

El día después fue de lo más deprimente que me ha pasado en la vida. Flotando en la oscuridad, sólo los relámpagos alumbraban las olas gigantescas que no lograron doblegarnos. La idea de poder salvar al niño  y convertirme en cierto modo en un «héroe» me dio fuerzas aún a costa de reducir cuantitativamente mis posibilidades de sobrevivir para realizar esa buen acción. Al fin y al cabo, es en estos momentos de tensión dónde sacamos lo mejor (y lo peor) de nosotros mismos y sencillamente para mí era más fácil morir que vivir con la muerte de ese niño coleando en mi conciencia.

All Cats Are Beautiful
All Cats Are Beautiful

Al salir del agua el subidón de euforia me hizo creerme capaz de enfrentarme a gritos a los militares que llegaron armados en las lanchas rápidas, a replicar al coronel que esperaba en el puerto y que se encargó que no saliera ningún blanco en los medios y también a decírselo a todos los que me quisieron escuchar en el hospital. No fue más que un espejismo, otra vez los motivos equivocados. El mismo día que nosotros volvíamos a nacer una barca similar naufragó en aguas del Caribe y murieron más de cien personas, por desgracia no éramos nada especiales. Cuando la muerte es algo tan presente el heroísmo se desvanece, la realidad me dio una vez más una bofetada para despertarme.

Con la vicecónsul se nos abrieron muchas puertas: en la policía, en la autoridad marítima, en la fiscalía y en la Oficina de Extranjería. Después de pasar la noche en el mar pasamos el día de oficina en oficina viendo como la burocracia y la corrupción se mezclaban. Fuimos los únicos que denunciamos. El resto de las víctimas asumen que esto es así. Asumen la inevitabilidad de que armadores corruptos y capitanes sin escrúpulos confabulen con militares mal pagados que asumen los sobornos como parte de su salario como parte indispensable para que la gente pobre muera en un estoicismo poco comprensible.

Recorte de periódico colombiano

Al día siguiente me di cuenta no sólo de que no era un héroe, sino de que era un personaje molesto. Si mueren negros nadie va a preguntar por ellos, sin embargo, europeos quejándose con personal diplomático pueden ser un problema para esos miembros corruptos de la administración y de las FFAA. Nos lo pusieron lo más difícil posible. Creo que la única razón por la que nos formalizaron la denuncia fue porque en la fiscalía alguien quería sacar provecho económico de nuestra situación y nos ofreció un abogado colombiano para gestionar nuestro caso. Si hubiésemos aceptado posiblemente se lo hubieran arreglado extrajudicialmente entre ellos.

Para que os hagáis una idea, el maquinista del barco, de más de ochenta años apareció muerto en la bahía y pensaron que sería un borracho que se había caído al mar. Afortunadamente alguien lo reconoció por las redes sociales y pudo ser devuelto a su familia. ¿Qué se puede esperar de alguien que busca a los desaparecidos y se le pasa un muerto en pleno puerto? Creo que muy bien no estaban buscando.

Después de 10 horas en el mar, 6 en el hospital y 8 haciendo trámites esperando en salas dónde nunca nos iban a atender pude concluir (el) que posiblemente haya sido el peor día de mi vida, o al menos eso espero. Es algo bueno, significa que todo va a ir a mejor.

Desarraigo

Quiero expresar mis palabras de agradecimiento a la vicecónsul y a todas las personas que realizan labores de manera desinteresada. Ella lo hace porque se siente española, nació española en Colombia. En una familia de emigrados que en su Asturias natal se les conoce como «indianos», aquellos que se fueron a las «Indias» a hacer fortuna y regresaron ricos. Otros nunca regresaron. Algunos simplemente no llegaron ahogados en barcos dónde se hacinaban pobres a los que el hambre obligaba a emigrar en busca de oportunidades. Para algunos América fue la salvación, para otros su hogar, pero, para muchos de ellos, España sigue siendo su hogar. Una España que no acaban de entender, si es que alguien la entiende, un sueño de una «Patria» anclada en un pasado que puede que nunca existió. Eso hace que pronuncien frases que escandalizaron a «el Vasco» como: «con Franco en España se vivía mejor». No siempre llueve a gusto de todos.

«Llegaron unos punkis rapados con la bandera de España a la primera fila. Yo no soy quién para decir como se tiene que peinar un punky. El caso que empezaron todos a agitar la mano preguntándose: «¿llueve o no llueve?». Está claro que no llovía, era un recinto cubierto.»

Evaristo Páramo (Los buenos tiempos del punk)

Jesse Galganov y muchos otros más

«Si hubieseis muerto los dos allí jamás nos hubiéramos enterado.»

Mi tía

No lo pensé mientras estuve allí, pero es cierto que sólo éramos un problema y hacernos desaparecer es mucho más fácil que dar explicaciones. El continente está lleno de carteles de gente desaparecida. En la Patagonia los carteles son de chicas adolescentes, pero a lo largo del continente esto va cambiando.

Cartel de desaparecido (Jesse Galganov)
Cartel de desaparecido (Jesse Galganov)

El cartel de Jesse Galganov decora toda la cordillera de Huaraz donde desapareció un 28 de septiembre de 2017. Esa imagen vino a mi mente, el de un cartel de una familia desesperada por obtener respuestas ofreciendo una recompensa. ¿Qué le sucedería a Jesse? ¿Un accidente? ¿Un asesinato? ¿Las autoridades lo taparon? Lamentablemente si tienes seres queridos la muerte no es lo peor que puede pasar. El anhelo de tus allegados por averiguar tu paradero, el dolor paralizado ante una desaparición, un dolor que se torna en permanente y que no puede transformarse en duelo debido a ocultación de unas autoridades corruptas, ese destino es mil veces peor que la muerte.

Datos Prácticos Viceconsulado de España en Buenaventura, Colombia

  • Dirección – Calle 2 N.º. 3-87, Piso 2, Buenaventura (Colombia)
  • Teléfono – (+57) (2) 242 3817
  • Correo Electrónico – garcia.rodriguez66@hotmail.com
  • Horas de Atención – 14:00 a 16:00 horas
  • Vicecónsul Honorario María Amparo García Rodríguez

Definición de Oficina Consular Honoraria

Sus funciones, nombramientos, atribuciones etc. son recogidas en el BOE.

Artículo 1. Definición.

1. Por Oficina consular honoraria se entiende una Oficina Consular que no está dirigida por un funcionario consular de carrera, y que, en el caso de ser de nacionalidad española, no pertenezca a ninguna de las Administraciones Públicas.

2. Las Oficinas consulares honorarias serán de dos categorías, Consulado Honorario y Viceconsulado Honorario, ambas recogidas en el artículo 9 del Convenio de Viena de Relaciones Consulares. La categoría de Consulado Honorario estará reservada a países donde no exista Consulado de carrera o Misión Diplomática residente, circunscripciones con amplia colonia española o donde circunstancias especiales así lo aconsejen.

Artículo 14. Atribuciones.

1. Los agentes consulares honorarios actuarán como auxiliares o delegados del funcionario de carrera del que dependan. Por tanto, sus atribuciones estarán en cada caso determinadas por las instrucciones que de éste reciban.

2. En el ejercicio de sus funciones estarán especialmente facultados para prestar, en conexión con la Oficina consular de carrera o, en su caso, de la Misión Diplomática de la que dependa, la asistencia y protección consular debida a los nacionales españoles. 3. En todo momento dichas facultades o atribuciones podrán ser ampliadas o reducidas de acuerdo con las necesidades del servicio, sin otras limitaciones que las establecidas por la Ley y los Tratados internacionales. 4. Sin perjuicio de lo dispuesto en los párrafos anteriores, los agentes consulares honorarios, en el marco de la labor de asistencia y apoyo a los españoles en el exterior, podrán, entre otras gestiones, previa consulta y con la oportuna autorización del Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación a propuesta del funcionario de carrera del que dependan, legalizar firmas en los documentos públicos expedidos por las autoridades locales, así como visar certificados de origen, facilitar, mediante la entrega y remisión de los correspondientes formularios, las inscripciones en el Registro de Matricula de Nacionales de la Oficina consular de carrera o, en su caso, de la Misión diplomática de la que dependan, tramitar las solicitudes de pasaportes y hacer entrega de los mismos y tramitar las solicitudes de visados. 5. Los agentes consulares honorarios no podrán actuar en calidad de funcionarios encargados del Registro Civil ni ejercer la fe pública salvo en las condiciones previstas en los arts. 2 y 4 del anexo III del Reglamento de la Organización y Régimen del Notariado.

Definición más simple

Un vicecónsul honorario es elegido por el Ministerio de Exteriores, pero no tiene salario asignado. Suelen ser españoles que por circunstancias en la vida su situación económica les permite realizar esta actividad altruista y de algún modo representan

2 comentarios sobre “La gente de Iván: la vicecónsul

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s